Descargar el Audio

El presunto narcotraficante brasileño Marcelo Fernando Pinheiro Veiga, alias “Marcelo Piloto", continuó su declaración con fuertes afirmaciones. Acusó al comisario Abel Cañete de ser el responsable de ligarlo con el coche bomba y el terrorismo, lo cual él negó. Dio a entender que muchas autoridades corruptas dependen de su silencio. 


Dijo además que pagaba muy caro por protección en Ciudad del Este y en Asunción, dio el nombre del comisario Abel Cañete como su “campana” ante investigaciones de la Policía Federal de Brasil. Acotó que se presentó como traficante independiente sin jefes.
Pinheiro reveló que en el 2015 fue secuestrado por un comisario paraguayo conocido como “Sapo” Ramírez de Investigación de Delitos de Ciudad del Este y que pagó USD 200 mil y un auto para su liberación.
Explicó que la Policía Federal del Brasil interceptó su comunicación y pasó el dato a sus pares de Paraguay para su detención, pero en vez de detenerlo, el Comisario Ramírez lo retuvo por horas para sacarle dinero por su liberación.
Como ejemplo del nivel de corrupción e impunidad y de como actúa la Justicia en Paraguay, Piloto confesó que cometió asesinato por “negocios” y que fue sometido a proceso judicial pero sobornó y salió absuelto.