La embajadora de Francia en Paraguay, Sophie Aubert, y su homólogo de Alemania, Claudius Fischbach, recordaron hoy el centenario del armisticio del 11 de noviembre de 1918 que puso fin a la I Guerra Mundial (1914-1918) con llamamiento a la perpetuidad de la paz y a la unidad de Europa.


“Queremos conmemorar con Alemania, porque la reconciliación entre Francia y Alemania es el pilar de la paz en Europa”, manifestó la embajadora en el acto celebrado en su residencia.


El homenaje comenzó con la entonación de los himnos de Paraguay y Francia mientras se izaban las banderas de los dos países, acompañadas por la de la Unión Europea, ya ondeando en el mástil.

Tampoco faltó el sonido de la gaita, con la interpretación de un gaitero que quiso sumarse a la iniciativa del maestre de ceremonias del Palacio de Buckingham (Reino Unido), Bruno Peek, de tocar este instrumento con motivo del aniversario del armisticio.

Aubert y Fischbach recordaron en sus discursos la necesidad de que Europa recuerde su pasado para seguir construyendo un futuro cimentado en las relaciones de paz.

“En Europa tenemos muchas razones de preocuparnos, divisiones, siguen las guerras, los nacionalismos y hay muchas iniciativas contra el orden multilateral que protege la paz mundial (…). Si no recordamos, tal vez pueden volver las guerras. Es un mensaje de paz”, expresó la representante francesa.

Aubert tuvo palabras de recuerdo para los soldados caídos en aquella Gran Guerra, que no solo procedían del continente europeo, sino también de África y América, y mentó también a sus viudas y a las familias que quedaron desmembradas tras la contienda.

Además, recalcó el papel de su país y de Alemania como garantes de la paz en el continente europeo y enfatizó en la importancia de las buenas relaciones entre ambos países.

“Si miramos la historia en Europa en los últimos siglos, la paz en Europa siempre existió cuando en Francia y Alemania existía. La reconciliación entre Francia y Alemania ha permitido la Unión Europea y el papel de nuestro dos países es absolutamente importante para preservar la paz en Europa”, afirmó Aubert.

La embajadora francesa cedió el testigo a su colega alemán, quien recordó que aquel 11 de noviembre supuso un “día de alivio”.

Desde la perspectiva alemana, señaló que el fin de la guerra supuso una “derrota dramática” para su pueblo, que no esperaba terminar en el bando de los vencidos.

Olvidadas esas rencillas, Fischbach destacó la riqueza de una Europa con “personas que recuerdan pasados diferentes, que tienen intereses diferentes y que hablan más de 30 idiomas diferentes”.

De ahí la importancia de la integración europea, un proceso que calificó de prolongado y pacífico para obtener la reconciliación de esos diversos intereses.

“Es la forma más segura, más fiable y más productiva de convivencia que Europa ha experimentado en su historia”, dijo el embajador alemán.

Fischbach también insistió en la idea de una Europa más unida, pero también más cercana a sus ciudadanos para dar respuestas a sus problemas.

“Cuanto más responda la UE a las preocupaciones más urgentes de sus ciudadanos, más pronto Europa se volverá a encarrilar como orden político que garantiza la seguridad y la prosperidad, que aboga por una vida mejor para todos, que cumple sus promesas de justicia y que, al mismo tiempo, puede responder firmemente a las amenazas externas”, concluyó el embajador alemán.

Los representantes de Francia y Alemania contaron en este acto con el respaldo de otros diplomáticos europeos, así como con la asistencia de dos colegios paraguayos y otros miembros de la comunidad europea residente en Paraguay. EFE

Compartí: