Tras el allanamiento de 3 inmuebles rurales en la zona Maracaná, Departamento de Canindeyú, agentes de la Oficina Regional 4 de la SENAD y el Ministerio Público descubrieron la implementación de un nuevo modo de producción de marihuana. Sistema de riego, lumínica, deposito en tambores y cultivo bajo invernadero son algunas característica de la modalidad.


 

En el primer inmueble fueron hallados 7 tambores con marihuana picada totalizando unos 280 Kg, mientras que 40 kg más se encontraban distribuidas en bolsas. En el lugar se procedió a la destrucción de 5 hectáreas de las plantaciones comprendidas en 3 parcelas.

En la segunda vivienda se reportó el hallazgo 480 kg de marihuana picada depositados en tambores y 500 kg de la droga en etapa de secado en un invernadero, puestas boca abajo y sujetadas con alambres, técnica que presumiblemente busca la concentración de mayor cantidad de THC en el capullo del cultivo. En el tercer allanamiento fueron hallados 6.000 kilos de la droga.

Todas las viviendas contaban con sistema de riego y pozos artesianos, uno de los terrenos contaba con un tajamar y también fueron detectados 3 campamentos. La infraestructura empleada y el método no convencional de producción apuntarían darle celeridad a la cosecha, obteniendo una buena calidad del producto.

Los operativos estuvieron encabezados por los Agentes Fiscales Jorge Romero y Elodia Zarate, hasta el momento solo una persona fue detenida, tratándose de Antolina Aquino Silvo de 55 años en cuyo domicilio fue hallada parte de la carga. La investigaciones para identificar a los responsables sigue su curso.

La SENAD no descarta la posibilidad de variación de las características del cultivo atendiendo el modo de producción, por lo que se procederá realizar los analisis laboratoriales de la muestra para poder determinarlo.

Compartí: