El líder de Queen murió a causa de una bronconeumonía complicada por el VIH. Sus allegados creen que estaría vivo de haberse tratado a tiempo.


El 24 de noviembre de 1991 Freddie Mercury, líder de Queen, falleció a causa de una neumonía que se complicó por el VIH, virus contra el que habría luchado por dos años y que disminuyó sus defensas.

El 24 de noviembre de 1991 Freddie Mercury, líder de Queen, falleció a causa de una neumonía que se complicó por el VIH, virus contra el que habría luchado por dos años y que disminuyó sus defensas.

El cantante de Queen combatió su enfermedad en privado. A pesar de la creciente especulación de que había contraído la infección por el virus, Mercury solo compartió públicamente que padecía SIDA, 24 horas antes de morir.

En 2017, Brian May, compañero de la banda y amigo de Mercury, dijo al The Sunday Times que ver a su amigo sufrir hacia el final fue muy dificil. “Tenía un enorme problema en su pie, del cual casi no quedaba nada. Una vez, nos lo mostró en la cena y me pidió disculpas por compartir su dolor conmigo. “No estoy molesto, Freddie, excepto para darme cuenta de que tienes que soportar un dolor tan terrible”, le dije.

Actualmente el virus del VIH, que conduce al SIDA, no es una sentencia de muerte. May afirma que su amigo se perdió el “cóctel mágico” de medicamentos antirretrovirales por sólo unos meses. “Si hubiese contraído la enfermedad sólo un poco después, todavía estaría con nosotros, estoy seguro”, agregó.

Pero May no es el único que se pregunta si Mercury podría estar vivo. “Recuerdo cuando me lo dijo en 1987. Dijo que tenía Sida y que eso era todo: “No volveremos a tratar el tema”, me dijo. Él quería que la gente escuchara su música sin pensar que estaba padeciendo una enfermedad mortal”, declaró Peter Freestone, asistente personal de Freddy, a la BBC.
Mercury era abiertamente bisexual pero cuando el VIH comenzó a propagarse entre la comunidad gay de Londres se sabía muy poco sobre el tema. En ese tiempo el tratamiento era suministrado tardíamente y a menudo no era efectivo.

Sus familiares y amigos supieron la verdad cuando el sistema inmune del líder de la banda ya estaba mostrando señales de colapso, recuerda Freestone.

Durante sus últimos meses tuvo insertado un catéter venoso central porque recibía medicamentos por vía intravenosa tres veces al día. “En lugar de ir al hospital, Joe Fanelli (el chef de Freddie Mercury) y yo aprendimos cómo suministrarle las medicinas. Nos convertimos también en sus enfermeros”.

Hace 30 años, cuando se descubrió el virus, la sobrevida de una persona con VIH era de 8 a 10 años. Gracias al avance de la ciencia, tres décadas después, tiene una expectativa y una calidad de vida similar a quien no tiene el virus.

 Fuente: Clarín
Compartí: