Debido a que la diabetes es una de las mayores causas de muerte en el mundo, especialistas de la OMS recomiendan ciertas prácticas para controlar el consumo de los azúcares y exceso de grasa, de manera a poder acompañar el tratamiento, como también, prevenir la enfermedad.


Three colorful green, pink and yellow tart cakes wrapped in measuring tape on white background, unhealthy lifestyle concept, studio

Para contrarrestar el avance de esta enfermedad, se insiste en que las dos vías para controlar y gozar de una mejor calidad de vida son el ejercicio físico y una correcta alimentación.

Evitar las grasas poco saludables, como las saturadas y las trans, presentes en productos procesados como panes, comida rápida, tortas o papas fritas, son hábitos necesarios para una buena calidad de vida, como también, la elección de frutas en lugar de golosinas, así como carnes blancas (pollo sin piel o pescado), ya que cuentan con menos ácidos grasos y colesterol que las carnes rojas.

En cuanto a los carbohidratos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), insiste en la importancia de reducir el consumo de azúcares refinados y añadidos, ya que elevan drásticamente el nivel de glucosa en la sangre. No obstante, para quienes gustan de los sabores dulces, recomiendan alimentos y bebidas endulzadas con edulcorantes de bajo o nulo contenido calórico, puesto que no afectan los índices glucémicos y ayudan a controlar el peso, otro de los factores de riesgo para los diabéticos. Además, son totalmente seguros para personas de todas las edades.

Con la actividad física, los expertos subrayan la necesidad de realizar ejercicios aeróbicos y con pesas. Para el primer caso, aconsejan ejercicios de intensidad moderada durante 30 minutos, 5 días a la semana. Este tipo de prácticas ayuda a que el cuerpo utilice mejor la insulina, fortalezca el corazón, reduzca la glucosa en sangre y la presión arterial, así como el colesterol. Por su parte, el entrenamiento con pesas refuerza los músculos y huesos, y hace que el cuerpo sea más sensible a la insulina. Se aconseja realizar esta actividad entre 2 y 3 días a la semana.

Mediante estas recomendaciones se busca que quienes padecen de diabetes, tengan una mejor calidad de vida y reduzcan las posibilidades de sufrir complicaciones que, de no ser atendidas, pueden llevar a una muerte prematura. La alimentación adecuada y la práctica de ejercicio físico son, en resumen, la pieza clave para tratar esta enfermedad y mantener una buena salud en todos sentidos.

Compartí: