Varios grupos de indígenas paraguayos permanecerán acampados en el centro de Asunción hasta que sean recibidos por el presidente, Mario Abdo Benítez, al que exigen la destitución de la titular del Instituto Nacional del Indígena (INDI), Ana María Allen, por supuestamente no defender a sus comunidades.


Unas 200 familias indígenas permanecen desde hace 22 días acampadas en la Plaza de Armas de Asunción, adyacente al Congreso, y otro grupo frente a la sede del INDI, para pedir “justicia” para las comunidades indígenas y denunciar el “abandono total del Estado”, explicó hoy a Efe uno de sus representantes, Ángel Vera.

Vera, coordinador general de la Federación Guaraní, que articula a nueve asociaciones de comunidades indígenas de distintos departamentos que conforman la región oriental de Paraguay, aseguró que Allen no defiende a esas comunidades frente al “despojo de sus tierras” por parte de las compañías cultivadoras de soja.

Añadió que la titular del INDI “no sabe su función” y que “deja abiertamente” los litigios por la propiedad de la tierra en manos de “jueces y fiscales comprados” que “quieren quitar” las tierras a los indígenas para “entregar a los brasileños”, propietarios de las empresas de cultivo de soja.

Los indígenas sostienen que el INDI “no respeta la propiedad ancestral” de la tierra y que “se hicieron títulos falsos”, ya que las tierras que ese ente cede a las comunidades no se pueden embargar, enajenar, arrendar a terceros ni utilizar como garantía, según estipula la ley del Estatuto de las Comunidades Indígenas.

El líder indígena insistió en que ya existen suficientes leyes que “garantizan el hábitat” de esos pueblos, pero que “no funcionan”.

Por ello, para pedir que se cumplan y que se remueva de su cargo a Allen, “hace tres meses” Vera solicitó, junto con otros líderes indígenas, una entrevista con el presidente de la República, porque “ya hablamos con todos”, en referencia a las reuniones mantenidas con la fiscal general del Estado, la titular del INDI y los presidentes de las Cámaras legislativas.

Aseguró que si Abdo Benítez “nos da la espalda”, tras “seguir los pasos correspondientes” apelarán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que resuelva los litigios por la posesión de la tierra que afectan a los pueblos originarios.

Buena parte de los indígenas acampados en asunción proceden del departamento de Canindeyú, fronterizo con Brasil, que llevan semanas denunciando presuntos ataques de pistoleros brasileños.

Vera explicó que una parte de las familias regresó hoy a sus comunidades “para descansar”, pero que la próxima semana otro grupo acudirá a Asunción para “continuar la lucha”.

Fuente: EFE