La Policía Nacional española deportó a la Argentina a Maxi Mazzaro, uno de los cabecillas de los barra brava de Boca Juniors detectado en Madrid y que ya está camino al vecino país.


Según informes del cuerpo de seguridad, se le detectó dentro del dispositivo puesto en marcha para garantizar la seguridad del partido de vuelta de la Copa Libertadores que se celebrará el próximo domingo en Madrid.

A Mazzaro se le detectó ayer por la noche y se procedió a devolverle a su país, ya que está considerado, según la Policía, como uno de los barra brava más “significativos y peligrosos” y cuenta además con una larga lista de antecedentes penales.