En el marco del Proyecto “Gobernanza Ambiental- Producción Sostenible” unas 2000 personas: indígenas de Comunidades Ayoreo y latinas de Puerto Sastre, tendrán acceso al agua potable gracias al esfuerzo mancomunado de los pobladores, los gobiernos subnacionales. Esto es posible luego de un proceso de identificación de elementos de sistemas de agua en desuso y elaboración de propuestas, realizado con las comunidades y gobiernos locales en el marco del Proyecto Gobernanza Ambiental – Producción Sostenible, financiado por la Unión Europea.


“Valoramos que este es el resultado de un esfuerzo conjunto en el que los principales protagonistas son los pobladores de las comunidades indígenas Ayoreo de Nueva Esperanza, Jogasui, Isla Alta, Punta, Punta Euei, Atapi y Ayugui, representados por su Consejo de Agua, así como la comunidad latina de Puerto Sastre, representada por su Junta de Saneamiento. Asimismo destacamos el apoyo decidido de la Municipalidad de Carmelo Peralta y de la Gobernación de Alto Paraguay”, explicó Carlos Giesbrecht, Coordinador General de Pro Comunidades Indígenas.

 Los actos de inauguración están previstos para hoy viernes 7 de diciembre: a las 9,00 en Isla Alta y a las 14,00 en las instalaciones de la Junta de Saneamiento de Puerto Sastre.

Tanto en Puerto Sastre como en las 7 Comunidades Ayoreo se realizaron obras de Rehabilitación de la planta de Planta de Bombeo, Almacenamiento y Tratamiento de Agua.  Además de la ampliación de la Red de Distribución de Agua Potable, llegando con ambas obras a unas 2000 personas.

Con la inversión en infraestructura, que asciende a Gs. 219.662.000, se realizaron capacitaciones a los pobladores para el fortalecimiento de las organizaciones comunitarias, así como la sensibilización respecto al cuidado y mantenimiento de los sistemas de agua potable.

El acceso al agua potabilizada en cantidad suficiente es un derecho humano asegurado gracias a la participación y al compromiso de la comunidad organizada.

Estas acciones son ejecutadas por el Consorcio: CIPCA, OXFAM, Alter Vida y Pro Comunidades Indígenas, financiadas por la Unión Europea y cofinanciadas por WWF Paraguay.

Compartí: