Los coproductores de la película "Paraguaya", que originalmente iba a ser dirigida por el director chileno Luis Vera, aseguraron que como propietarios de los derechos del filme, tienen "derecho de rescindir" el contrato de Vera, frente a la acusación de este de que pretendían "sacarle" de la película.


El director chileno denunció esta semana que los coproductores, Sui Motion y Amor Eterno, intentaron “apropiarse y desnaturalizar” la película, pero estos se defendieron a través de un comunicado argumentando que están en su derecho de “rescindir” el contrato de Vera por “motivo de fuerza mayor”.

Entre esos motivos, aluden a la “no colaboración con el desarrollo de la película en términos financieros” y a “malos tratos” al equipo de rodaje, aunque Vera aseguró que esas acusaciones eran una “calumnia nunca sustentada por ningún miembro del equipo”.

El rodaje del filme se encuentra paralizado porque, según el director chileno, los productores incumplieron sus compromisos de financiación, pero la contraparte afirmó la totalidad de los fondos públicos comprometidos por Vera “nunca han sido desembolsados” y que lo recibido, cuya cuantía no aclaran, representa sólo un 10 % del coste del filme.

Añadieron que ese monto está “justificado plenamente” y que “más del 70 %” fue utilizado como “remuneración” del director Vera. Por otro lado, indicaron que los fondos que quedan pendientes de recibir fueron adjudicados al proyecto y no al director.

Por último, como “plenos propietarios de los derechos de la película” se comprometieron a finalizar el proyecto y defendieron que sus decisiones laborales se tomaron “conforme a derecho” y para “mejorar la película” y lograr un “ambiente de trabajo saludable”.

Por su parte, Vera insistió en que si se realiza la película “con otro guión, con otro director, con otro elenco del que yo seleccioné”, se trataría de un “fraude”, y anunció el inicio de acciones legales contra los coproductores, en tanto que estos no han iniciado ninguna acción judicial.

“Paraguaya”, presentada hace ahora un año, pretendía ser un homenaje a la mujer paraguaya, que se ocupó de reconstruir el país tras la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), que enfrentó a Paraguay con Uruguay, Argentina y Brasil, y en la que la nación derrotada perdió a cerca de la mitad de su población. EFE

Compartí: