Cada país del mundo se prepara para recibir al Año Nuevo de forma diferente, con rituales y tradiciones que guardan mucha simbología y significado. Es por ello que presentamos las costumbres que algunos países tienen para despedir al viejo año y esperar de esta manera al siguiente.


Alemania y Austria

En Alemania y Austria, la tradición manda fundir una figura de plomo al calor de una vela. Una vez que ha perdido su composición original, el plomo se lanza en un cubo de agua fría para que vuelva a recuperar consistencia y, en función de la forma que coja, se predicen buenos augurios o no. Mucho cuidado si realiza esta práctica –recuerde que el plomo es un metal muy tóxico–, no vaya a ser que termine con quemaduras o salga la casa ardiendo. Esta costumbre recibe el nombre de ‘Bleigiessen’ –traducido al español como ‘molibdomancia’ o adivinación a través de los metales–.

Francia

En Francia, la cena familiar es un acontecimiento de lo más destacado. Conocido con el nombre de ‘Réveillon de la Saint-Sylvestre’, este banquete sirve para unir a la familia y amigos en la última noche del año. Esta cena suele acompañarse en otros lugares del mundo, como Escocia, con el regalo que hayan llevado los invitados a la mesa: desde un bizcocho casero hasta una botella de whisky.

Italia

Igual que en España es tradicional despedir el año comiendo uvas, en Italia lo más frecuente es encontrar un buen plato de lentejas a la hora de cenar. Esta costumbre se remonta a la Antigua Roma, y sirve para atraer la buena suerte y la riqueza. La superstición llevó a usar estas legumbres como símbolo de las monedas –pequeñas y redondas–, por lo que cuantas más lentejas comamos, más ricos seremos.

Reino Unido

La puntualidad británica es uno de los rasgos más distintivos de los habitantes de esta región. Por eso a casi nadie le extraña que lleven su ‘obsesión’ por el reloj hasta la última noche del año, donde el ‘first footing’ se ha convertido en una tradición. Con este nombre se conoce a la práctica de llegar el primer a visitar a familiares o amigos después de que el Big Ben haya dado las campanadas.

Estados Unidos

El amor tiene premio en fin de año… al menos así lo creen en Estados Unidos. En este país, lo primero que hay que hacer al dar la bienvenida al nuevo año es besar a la persona amada. De esta manera se atraerá al amor y se alejará la soledad durante los próximos 365 días.

México, Perú y Venezuela

En México, Perú y Venezuela es tradición quemar un muñeco viejo hecho con trapos y telas. En el interior, este muñeco irá relleno de cohetes y petardos para que al prenderse haga ruido y lance colores. De esta manera se simboliza el carpetazo que se da a los malos momentos del año y se atraen las buenas experiencias que se esperan de cara al venidero.

Uruguay

No se asuste si, al pasear por las calles de Uruguay en Nochevieja, le cae agua fría sobre la cabeza. En este país es costumbre lanzar por la ventana un cubo de agua como símbolo de limpieza de la casa, alejando las malas vibraciones del hogar y dejándola ‘impoluta’ de cara al año que viene.

Japón

También al otro lado del mundo el Año Nuevo se festeja con una gran celebración. Así, en Japón se tocan hasta 108 veces las campanas de los templos budistas. La tradición se llama ‘joya no kane’, y anima a creer que, con cada tañido del metal, desaparece cada uno de los 108 pecados innatos del ser humano –la ira y la envidia, entre ellos–.

Fuente: Internet

Compartí: