Paraguay y Bolivia desarrollaron en los últimos años una serie de medidas para garantizar que las lenguas indígenas sigan vivas por generaciones y generaciones. Esa estrategia ayuda a explicar por qué, al contrario de lo que ocurre en otros países de la región, dominar esos idiomas no está ligado a minorías.


En Bolivia, principalmente en la región del Altiplano, en el oeste del país, existen programas de radio y de televisiónen lenguas indígenas, incluidos algunos espacios infantiles, y también grupos musicales que cantan en idiomas originarios.

Las constituciones de Bolivia y Paraguay establecieron que el idioma nacional no debe limitarse al español.

En Bolivia existen 36 idiomas reconocidos en la Carta Magna desde 2009. En Paraguay, la Constitución reconoce como idiomas oficiales el español y el guaraní, y se estima que más del 70% de la población es bilingüe.

Dichas iniciativas se reflejan en las conversaciones en lenguas indígenas que se escuchan entre amigos mientras viajan, por ejemplo, en el transporte público de Buenos Aires, Argentina, donde residen miles de migrantes de ambos países.

Pero también en las oficinas públicas, comercios y calles de La Paz, en Bolivia, y de Asunción, en Paraguay.

Es común observar cómo los paraguayos pasan con naturalidad del español al guaraní, o viceversa, cuando hablan entre ellos.

Y como le contó a BBC Brasil una entrevistada boliviana, ser bilingüe es casi un arma para evitar que el entorno, que solo habla español, entienda de lo que se está hablando.

Ese fue el método usado en conflictos bélicos entre países, pero actualmente, no siempre funciona.

Ley de lenguas en Paraguay

En 2010, entró en vigor en Paraguay la llamada Ley de Lenguas, que determina que la lenguas indígenas deben usarse, así como el español, en la atención al público y en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Es decir, el presidente y otras autoridades del país deben poder dirigirse en los dos idiomas al público, como informó la directora de Planeamiento Lingüístico de la Secretaría de Políticas Lingüísticas, Celia Godoy, en una entrevista con BBC Brasil.

“El guaraní es el idioma que identifica a la cultura paraguaya. Mantener el guaraní vivo es un trabajo minucioso y constante”, dijo Godoy, quien es doctora en Educación con especialización en español y guaraní.

El guaraní fue el primer idioma que aprendió Godoy en casa de sus padres. Cuando se casó y tuvo hijos, acordó con su marido que la tradición debía ser preservada.

“Él habla español con nuestros hijos y yo solo hablo en guaraní. Hoy, los tres, que tienen 8, 15 y 20 años, son bilingües”, contó Godoy.

Más allá de la práctica en casa y de la exigencia de la enseñanza en guaraní en las escuelas como determinan las leyes locales, existe una especie de vigilancia permanente para que el guaraní se siga hablando.

En una carta abierta dirigida al presidente Mario Abdo Benítez, la Academia de Lengua Guaraní le recriminó que su discurso de toma de posesión no fuera realizado en el idioma indígena.

En el texto, la institución creada bajo la Ley de Lenguas expresó su “preocupación e inquietud por no haber escuchado” al presidente en la “lengua ancestral” ante los paraguayos y las autoridades extranjeras que participaron en la ceremonia celebrada el pasado mes de agosto.

Los asesores de prensa del presidente confirmaron a BBC Brasil que el mandatario sí habla guaraní.

“Es verdad que surgieron críticas, pero no fue una decisión deliberada (del presidente de no hacer su discurso en guaraní)”, dijeron. Como gesto a favor del idioma, agregaron, el presidente ordenó que todos los logos de las instituciones públicas fueran actualizados para reflejar el español y el guaraní.

Intimidados

Durante mucho tiempo, según especialistas e historiadores, el guaraní estuvo mal visto por las clases más ricas. Esa actitud provocaba que las clases más bajas se sintieran intimidadas al hablar el idioma indígena fuera de casa.

“La atmosfera fue cambiando desde que entró en vigor la ley”, dijo Godoy.

Para ella, la escritura y la gramática también cumplen un papel fundamental para la preservación de las lenguas indígenas. Dice que este año se publicaron diccionarios y libros que respaldan el guaraní y otros idiomas ancestrales -Paraguay tiene 19 lenguas indígenas-

Fuente: BBC.com

Compartí: