La pirotecnia y las personas con autismo no van de la mano. Los efectos aturdidores durante las explosiones que se generan, especialmente en los días festivos como año nuevo, dañan la estabilidad emocional de los niños.


Expertos recomiendan a los padres que resguarden a sus hijos con un aislamiento especial a los ruidos externos, música e incluso auriculares para desconcentrar las explosiones de la pirotecnia explosiva.

Los estruendos les producen inquietud, miedo y ansiedad, tanto a los niños como a los adultos que padecen estas enfermedades, pero afecta en mayor medida a los más chicos, por lo que sería mejor de utilizar pirotecnia no explosiva, ya que el ruido también afecta a los animales.

Desde la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud se recomienda a las familias que tengan en su seno a un integrante con autismo o síndrome de Asperger, que traten de estar en una habitación sin mucho barullo y también segura, atendiendo a que hay personas que incluso lanzan tiros al aire.

Al contrario de lo que muchos suponen, las personas con autismo perciben todo lo que sucede en el entorno. Por esa razón, controlar los ruidos es sumamente importante para que tengan bienestar. Sus oídos son muy sensibles. Por eso, generalmente se tapan muy fuerte, tienen crisis de llanto, berrinches o hasta llegan a autolesionarse. Toman una posición agresiva para comunicar que los ruidos les molestan.

Compartí: