Una ballena azul de 22 metros de largo bautizada "Gran Bertha" que desde septiembre de 2018 llegó frente a las costas de Tela, en el Caribe de Honduras, apareció muerta hoy en el mismo sector, informó el biólogo Antal Borcsok, del Tela Marine Research Center.


La ballena de aleta (Balaenoptera physalus), quizá murió “de enferma”, indicó Borcsok en un video. Agregó que el cetáceo, de varias toneladas de peso, murió a unos cuatro kilómetros de Punta Sal, cerca de Tela.

Borcsok señaló que recogerán muestras de ADN del animal que serán enviadas al exterior para determinar las causas de su muerte y obtener otra información, y que su esqueleto será colocado en un lugar público de Tela para que esté expuesto de manera permanente y el público pueda verlo.

Expertos buscarán remolcar la ballena a un sitio retirado de Punta Sal, una reserva ecológica que es muy visitada por turistas nacionales y extranjeros, acotó el informante.

También prevén enterrar los restos de la ballena para evitar la contaminación en la zona.

A la ballena se le denominó “Gran Bertha” en honor a la ambientalista hondureña Berta Cáceres, quien fue asesinada el 2 de marzo de 2016 en su casa, en la ciudad de La Esperanza, en el occidente de Honduras. EFE