El Sevilla y el Atlético de Madrid abrirán este domingo el año con un duelo en las alturas y de postín en el Ramón Sánchez Pizjuán, un clásico del fútbol español entre dos históricos que, como regalo de Reyes, se juegan la segunda plaza de la Liga para seguir al acecho del líder, el Barcelona.


Tras dos semanas sin fútbol por las vacaciones navideñas, sevillistas y atléticos llegan al choque en un gran momento: los colchoneros, segundos con 34 puntos y el aval de haber perdido sólo un partido de Liga esta campaña (2-0 ante el Celta); y los andaluces, terceros con dos puntos menos y diez victorias seguidas en casa -seis en Liga- entre todas las competiciones.

Ello da un atractivo especial a una tarde marcada por la ilusión de los Reyes Magos, en la que el Sevilla quiere seguir soñando con hacer cosas importantes este año, dar juego a esta Liga y mantener el empaque en su fortín del Sánchez Pizjuán, un estadio siempre difícil, aunque no se le da mal al Atlético, sobre todo desde que el argentino Diego Simeone, un exsevillista, llegó a su banquillo.

La cita, a priori, promete entre dos equipos con plantillas cortas, y más aún debido a las bajas en ambos bandos, pero muy competitivos, que comparten el objetivo de intentar dar un golpe encima de la mesa para mandarle al Barça el mensaje de que no se lo quieren poner fácil.

Para ello, el conjunto de Pablo Machín, debutante esta campaña en el banquillo de los del barrio de Nervión, tratará de recurrir a sus tradicionales recursos que le hacen ser muy complicado como local, con una defensa concentrada, mucha intensidad y ataques rápidos para buscar la pegada de hombres como Pablo Sarabia, el francés Wissam Ben Yedder o el luso André Silva, sus máximos goleadores.

Conscientes de que no será fácil doblegar al potente Atlético de Simeone, Machín deberá variar su once por las bajas obligadas de los argentinos Gabriel Mercado, en defensa, y de Franco Vázquez, en el medio campo, sancionados tras ver la quinta amarilla y ser expulsado en el descanso del choque de Leganés (1-1), respectivamente.

Aún así, recupera a cuatro piezas clave: el carrilero Jesús Navas y el central danés Simon Kjaer, superadas sus dolencias; y Sarabia y el argentino Éver Banega, ‘cerebro’ del equipo, tras cumplir sus sanciones en Butarque. El reto es desquitarse de la mala imagen del penoso primer tiempo en Leganés y empezar muy fuerte 2019.

Enfrente, el Atlético, protagonista de la mejor racha sin perder de la actual Liga, los catorce partidos que encadena sin derrota desde la cuarta hasta la decimoséptima jornada -no pierde desde la tercera cita, 2-0 en Balaídos-, quiere más, a tres puntos de la cima de la tabla del Barcelona y contra un rival directo como el Sevilla. EFE

Compartí: