Descargar el Audio

La fiscala Gladys González habló sobre la detención de los cuatro uniformados de la Comisaría 54ª Lote Guazú, de San Lorenzo, que habrían robado a un detenido el 1 de enero pasado.


Los imputados por obstrucción, reducción y robo son el comisario Alberto Quiñónez Colmán, los oficiales Héctor Silguero Velázquez y Simón Oserio Amarilla y la agente Jessica Noemí Rodríguez.

El comisario habría autorizado la salida de dos de sus personales con el detenido quien supuestamente se sentía mal pero esa salida no consta en el libro de novedades. “Hay un informe que hicieron en la Comisaria después, dicen que el detenido se sentía mal y necesitaba su enalapril y sabanas para dormir en la Comisaría. Si era de verdad porque no le llevaron a un hospital o no compraron este medicamento”, refirió la fiscal.

El hecho

La “víctima”, es Jaime Daniel Escobar, un presunto estafador que estaba detenido en la Comisaría. Los uniformados lo trasladaron esposado hasta su vivienda donde, aparentemente, sustrajeron objetos de valor.

“Estuvieron 20 minutos en la casa y llevaron ventilador, una computadora, mochilas, bolsas y pertenencias del detenido. El detenido tiene varios antecedentes penales. Yo había ido a hacer un allanamiento en ese lugar y aparentemente quería hacer desaparecer evidencias”, dijo la fiscal.

Circuito cerrado

Esto se pudo comprobar debido a que al iniciar el cateo en la casa del detenido, la fiscala se percató de que se había ingresado al lugar. “Cuando yo ingresó ese día a la casa me percato que alguien había ingresado y ahí pido el circuito cerrado y nos dimos cuenta de lo qué pasó, relató.

“La víctima había denunciado estafa con un cheque y por redes encuentra a quien el sindica como culpable pero con otra identidad y esa identidad tenía orden de captura. El cheque era robado, adulterado, había muchas cosas que yo pude encontrar en esa casa”, dijo.

Compartí: