El líder de la comunidad Ishir Chamacoco de Puerto Esperanza, Pedro Mallero, expresó su preocupación por la deforestación que existe en el lugar, que obliga a los animales silvestres a abandonar su hábitat y desplazarse hasta las zonas donde viven los  indígenas.


Puerto Esperanza está ubicado a 30 kilómetros de Bahía Negra, departamento de Alto Paraguay. En el lugar se vive una situación complicada, teniendo en cuenta que el acceso es difícil por la condición de los caminos, por lo que pidió ayuda a las autoridades.

En ese sentido comentó que en caso de necesidad  recurren a las embarcaciones Aquidabán y Tupãsy, que arriban cada semana a esta lejana comunidad o a las lanchas que cobran precios que no está dentro de las posibilidades de los nativos.

El líder indígena también abogó por la generación de fuentes de trabajo para los pobladores, atendiendo a que la mayoría vive de la pesca y actualmente sigue vigente la veda, hecho que agrava sus condiciones de vida.

“Hay algunas organizaciones que se comprometieron ayudarnos con el tema de la deforestación pero al final no hicieron nada”, expresó al tiempo de manifestar que otra de las principales necesidades que tienen es el acceso a energía eléctrica que permita mejorar su calidad de vida.

Reconoció que en la comunidad hay problemas internos y que muchas veces los líderes negocian con ciertos sectores, olvidándose de las necesidades de su gente. “La comunidad está pasando una crisis que no debería darse”, subrayó en declaraciones a Radio Nacional del Paraguay.

“Queremos que las autoridades nos escuchen, ya que necesitamos de ellos porque nosotros ya no queremos más a las ONG”, expresó finalmente.

Fuente: Agencia IP

Compartí: