Paraguay tendrá que demostrar la efectividad de su normativa y sus instituciones en la lucha contra el lavado de dinero, el narcotráfico o la corrupción durante la evaluación del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en 2020, como se adelantó hoy en Asunción durante un Foro Parlamentario de Inteligencia y Seguridad.


María Epifanía González, ministra de la Seprelad

El presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF) de Argentina, Mariano Federici, que participó en la tercera ronda de evaluación de Paraguay en el GAFI, explicó hoy en rueda de prensa que en esta ocasión los evaluadores analizarán el resultado de las normativas al respecto.

“A diferencia de lo que fue la evaluación de la tercera ronda, en la que participé como experto evaluador, el foco estuvo más puesto en los aspectos de forma (…). Hoy, lo que el evaluador va a mirar es qué tan eficaces han sido en la implementación de esas leyes, en el funcionamiento de esas instituciones”, señaló Federici.

El experto argentino hizo esta matización tras ser preguntado sobre las consecuencias que podría acarrear el caso del cambista brasileño Darío Messer, cuyas actividades en Paraguay son investigadas por un comisión parlamentaria y que amigo personal del expresidente Horacio Cartes (2013-2018), del gobernante Partido Colorado.

Federici, que se abstuvo de hablar de “casos en particular”, señaló que, en materia penal, los evaluadores se detendrán en las estadísticas y no en cuestiones concretas para determinar la efectividad del país en la implementación de la normativa.

Como cofundador del Foro Parlamentario de Inteligencia y Seguridad, destacó que este tipo de eventos “maximiza las posibilidades de obtener resultados”, ya que cuentan con la participación de expertos e instituciones de distintos países que ya han superado procesos similares.

El objetivo de Paraguay en la evaluación GAFI es evitar el reingreso en la Lista Gris, en la que ya estuvo en 2008, después de que los evaluadores observaran las debilidades del país en la lucha y prevención del lavado de dinero.

Paraguay consiguió abandonar ese grupo en 2012, cuando se reconocieron sus esfuerzos por atajar esa problemática, y un año después, en 2013, se presentó el plan estratégico que ahora se pretende actualizar. EFE

Compartí: