Descargar el Audio

El canciller Nacional, Luis Castiglioni, aseguró que desde el gobierno de Mario Abdo prepararán la defensa sobre la denuncia de Juan Arrom y Anuncio Martí ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las supuestas torturas en torno a las investigaciones del secuestro de Edith Bordón de Debernardi en el 2001. Sostuvo además que esperan el apoyo por parte del presidente brasileño Jair Bolsonaro para el retiro del estatus de refugiados. 


A la salida de la reunión, en Palacio de Gobierno, el canciller afirmó que la demanda de Juan Arrom y Anuncio Martí contra el Paraguay, en el ámbito de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “es objeto de alta preocupación y ocupación del Gobierno nacional”.

“Estamos viendo todos los detalles y las iniciativas para defender de la mejor manera los intereses del Paraguay y fundamentalmente para que haya justicia con el Paraguay”, afirmó Castiglioni.

Informó que durante la reunión de hoy el presidente Mario Abdo Benítez recibió los informes de los trabajos que están desarrollando todas las instituciones involucradas en la defensa del país, de cara a las audiencias ante la CIDH previstas para el 6 y 7 de febrero próximo.

“El gobierno no va a permitir que se cometa una injusticia contra el Paraguay y estamos trabajando arduamente en ese sentido, todos juntos, el Ministerio Público, la Procuraduría, la Cancillería Nacional, e inclusive de otros poderes del Estado”, resaltó el canciller.

Ratificó que el Paraguay no está dispuesto a aceptar que personas que huyeron para no enfrentar sus responsabilidades judiciales, en el caso del secuestro de Maria Edith Bordón, y “de haber iniciado la industria del secuestro extorsivo en el Paraguay, ahora pretendan aprovecharse para quedarse con el dinero del pueblo paraguayo”.

El canciller señaló además que esta semana se podría tener una respuesta por parte del gobierno brasileño a la solicitud de revocatoria del estatus de refugiados a Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán.

“Lo que hemos tenido como buenas noticias fueron las declaraciones del presidente Jair Bolsonaro y del canciller Ernesto Araújo, de que Brasil ya no va a acoger ni va a ser guarida de delincuentes, refiriéndose al caso de un ciudadano italiano extraditado”, resaltó Castiglioni, expresando su confianza de que el gobierno paraguayo también tenga una respuesta favorable a su pedido.

Compartí: