Más de 500 migrantes hondureños iniciaron hoy una nueva caravana con la idea de cruzar Guatemala y llegar a Estados Unidos, pese a los constantes llamados de las autoridades del país a no migrar por los riesgos en la ruta.


Pese a que estaba previsto que salieran este martes, los migrantes hondureños decidieron salir este mismo lunes desde la ciudad de San Pedro Sula, norte del país, con rumbo hacia la frontera con Guatemala, pudo constatar Efe.

Las autoridades hondureñas han pedido a los inmigrantes desistir de su pretensión de salir del país con la idea de llegar a Estados Unidos, pero no han tenido un resultado positivo.

La nueva caravana pretende cruzar Guatemala hasta llegar a la frontera entre México y Estados Unidos, indicó a periodistas Rosa Hernández, una de los integrantes de la caminata, que dijo que viajaba con un hijo y una amiga.

Los inmigrantes, entre ellos niños, mujeres y adultos mayores, abandonan Honduras aduciendo la falta de trabajo e inseguridad en su país.

La hondureña Rosa Yolanda López dijo a Efe que decidió sumarse a la caravana por la pobreza y la falta de empleo en Honduras.

“Es una decisión difícil”, subrayó López, una madre soltera que viaja acompañada de uno de sus siete hijos y dijo que se enteró de la caravana a través de las redes sociales.

Las autoridades hondureñas han pedido a los inmigrantes desistir de su pretensión de salir del país con la idea de llegar a Estados Unidos, pero no han tenido un resultado positivo.

Miroslava Cerpas, del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos en Honduras (CIPRODEH), afirmó a Efe que otro pequeño grupo de migrantes permanece en la Gran Central Metropolitana, la principal terminal de autobuses de San Pedro Sula, donde esperan que otras personas se sumen a la caminata.

“A pesar de toda la campaña de criminalización que ha promovido el Gobierno (hondureño) en torno a la salida de los migrantes, la necesidad y el miedo de la gente ha sido mucho mayor”, subrayó la defensora de derechos humanos que acompaña la caminata.

Expresó su preocupación por la presencia de militares y policías en el camino que llevan los migrantes hondureños, y dijo que espera que el Gobierno hondureño “respete el derecho a la migración” de los compatriotas que han decidido salir del país.

Cerpas lamentó “la campaña promovida por el Gobierno de Estados Unidos” para disuadir a los hondureños a no emigrar, y denunció que al menos 300 nacionales abandonan el país a diario.

Destacó que los indocumentados hondureños durante la travesía están expuestos a robos, extorsiones, secuestros e incluso asesinatos por parte de bandas criminales.

La defensora de derechos humanos indicó que los hondureños están saliendo del país por “el miedo de seguir viviendo en Honduras y el hambre”.

La vicecanciller hondureña, Nelly Jerez, instó este lunes a los ciudadanos a no emigrar, porque, aunque es un derecho, son “muchos los riesgos” que enfrentan en el camino.

La convocatoria de la nueva caravana ha sido difundida en redes sociales, pero hasta ahora no se conoce quién o quiénes son los organizadores.

Un total de once hondureños de la primera caravana que salió de Honduras el 13 de octubre de 2018 han muerto en su intento por llegar a Estados Unidos. EFE

Compartí: