La presidenta del Instituto Forestal Nacional (Infona), Cristina Goralewski, informó que la superficie boscosa del país se redujo en 265.590 hectáreas entre agosto de 2017 y ese mismo mes de 2018, especialmente en la región del Chaco.


En una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, Goralewski detalló que en ese periodo se perdieron en el Chaco 255.312 hectáreas del bosque original, aunque matizó que el 76 % fueron “cambios de cobertura forestal autorizada” por el organismo, basados en los planes de uso de suelo.

Mientras que el 24 % restante corresponden a “habilitaciones ilegales”, ya que la Ley Forestal vigente en Paraguay impone a los propietarios de fincas rurales cuotas de conservación del 45 % de la masa forestal inicial del predio.

Goralewski también indicó que a pesar de la vigencia de la Ley de Deforestación Cero, aprobada en 2004 y prorrogada hasta finales de 2019, que impide la tala de bosques en toda la región oriental del país, que excluye al Chaco, la masa forestal se redujo en 10.278 hectáreas entre agosto de 2017 y de 2018.

Según varias organizaciones ecologistas, el Bosque Atlántico del Alto Paraná, que puebla la mayor parte de la región oriental de Paraguay, redujo su extensión un 85 % en los últimos 10 años.

Goralewski reconoció que “el ejercicio de monitoreo” del cumplimiento de la normativa es “poco eficiente”, lo que permite que existan “muchas personas que trabajan al margen de la ley”.

Situación que ha colocado al país como el sexto del mundo con la mayor tasa de deforestación en términos anuales, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Para aumentar el control sobre las modificaciones en la masa arbórea del país, el Infona firmará un convenio de colaboración con el World Research Institute (WRI) con objeto de poder utilizar su plataforma de Global Forest Watch (GFW), que permitirá “monitorear en tiempo real” (mensualmente) la evolución de los bosques y el uso del suelo en el país suramericano.

El objetivo que el Infona busca con la adquisición de esa plataforma, cuyos costos serán financiados por la organización WWF, es “poder actuar de una manera mucho más rápida”, dijo Goralewski.

La titular del Infona señaló que actualmente los controles que realiza el organismo son “in situ” o a través de “imágenes satelitales”, que requieren ser cotejadas en diferentes espacios de tiempo, lo que ralentiza el proceso de control.

La titular del organismo remarcó que, desde agosto pasado, el Instituto ha cursado 115 sumarios por infracción de esas normas, por los que impondrá sanciones administrativas, que pueden ir de 100 a 10.000 salarios mínimos de multa (entre 37.200 dólares y 3,7 millones de dólares).

Además los casos fueron trasladados a la Fiscalía, que ha iniciado acciones penales contra los infractores que pueden implicar penas de hasta 8 años de cárcel.

El pasado viernes cientos de personas se manifestaron en Asunción, a través de una convocatoria espontánea por redes sociales, para denunciar la deforestación que afecta al Chaco paraguayo y reclamar al Gobierno que actúe contra ese problema.

Fuente: EFE

Compartí: