El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, visitó las obras de uno de los tramos del corredor bioceánico, el proyecto que pretende unir el Océano Atlántico y Pacífico, para verificar el avance de una ruta que "va a transformar" el país suramericano, según declaró.


El mandatario recalcó que la ruta bioceánica facilitará la integración de Paraguay en la región y destacó que su construcción es un empeño común de todos los países de la zona.

“No es solo un interés de Paraguay, es un interés de la región, de todos los países, no solamente de los miembros del Mercosur”, dijo el mandatario, citado por la Presidencia.

“Hablan de la gran ruta bioceánica que va a ser la ruta de la integración y del fortalecimiento. Esto va a transformar realmente, va a ser otra historia el día que esto conecte al Pacífico”, agregó.

En concreto, Abdo Benítez se trasladó al departamento de Boquerón, al norte del país, para conocer el tramo entre Loma Plata, en el Chaco, y Carmelo Peralta, en la frontera con Brasil.

El Ejecutivo estima que la construcción del tramo paraguayo del corredor bioceánico, de 265 kilómetros, generará 1.000 puestos de trabajo en el mercado laboral local.

De esos 265 kilómetros, se espera que para finales de 2019 se hayan asfaltado entre 40 y 50 kilómetros, según adelantó en la visita el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens.

Durante su visita, el presidente paraguayo también adelantó la construcción de nuevas infraestructuras en la zona de Carmelo Peralta, además del puente que unirá a la localidad con Puerto Murtinho, en Brasil.

“Vamos a construir, después de 53 años, dos puentes con la República del Brasil y uno de ellos, este puente, que va a permitir la unificación de la bioceánica. Para mí esto va a significar una enorme transformación para la economía y la integración de nuestros pueblos”, agregó Abdo Benítez.

Esos dos puentes a los que aludió Abdo Benítez son el de Carmelo Peralta y Puerto Murtinho y el que unirá la localidad paraguaya de Presidente Franco con la brasileña de Foz de Iguazú.

Las obras requerirán una inversión de unos 270 millones de dólares, que serán financiados por la represa hidroeléctrica Itaipú Binacional, compartida por Brasil y Paraguay.

Abdo Benítez y el expresidente de Brasil Michel Temer firmaron el documento para la construcción esos dos puentes internacionales el pasado diciembre.