Tras el allanamiento de esta mañana, el fiscal de la Unidad Especializada de Medio Ambiente, Andrés Arriola, procedió a realizar un segundo allanamiento, en un establecimiento propiedad del señor Miguel Avalos, donde se constató la deforestación de 2000 hectáreas.


En el lugar se incautaron armas comunes y armas de guerra, 2 topadoras, 2 aserraderos móviles e incluso animales silvestres en cautiverio que fueron rescatados.
El fiscal adelantó que el propietario de este establecimiento también será llamado a prestar declaración ante la Unidad Fiscal para constatar si cuenta con documentos respaldatarios de autorización.
El operativo fue realizado con personal técnico del Infona y acompañó la comitiva la titular del ente, Cristina Goralewski. Así también estuvieron acompañando los técnico peritos de la Dirección de Medio Ambiente del Ministerio Público.
Con ambos allanamientos realizados esta mañana se pudo constatar un total de 8000 hectáreas deforestadas en la zona y que la Fiscalia solicitará se presenten los documentos respaldatorios de autorización.
Compartí: