Con el objetivo de evaluar las medidas que toman las empresas aguateras en el marco de la responsabilidad social empresarial y el papel que tiene el Estado en la vigilancia y promoción de planes de mitigación ante el impacto ambiental, investigadores llevaron a cabo el proyecto “El rol del Estado en la implementación de la responsabilidad social de las empresas del sector agua e impactos en las comunidades aledañas pertenecientes a los municipios cuyos territorios abarcan el Acuífero Patiño”.


Entre los resultados, se identificaron las empresas embotelladoras de agua que están extrayendo el líquido y perjudicando a la vecindad, en cuanto, a la disposición de basuras, en la utilización del espacio público para la carga y descarga, y en la variación del nivel de agua con que la contaban antes de la instalación de las embotelladoras, entre otros.

Resaltaron, además, que la legislación vigente sobre Recursos Hídricos declara el acceso al agua potable como un Derecho Humano, sin embargo, nunca fue reglamentada y no define ningún gravamen a la extracción del agua para uso comercial.

El equipo de investigación estuvo conformado por Ana Portillo, Mercedes Canese, y Guillermo Ortega. Este último, nos dio a conocer más detalles sobre la finalidad de la investigación, los resultados, las recomendaciones y el impacto, entre otros datos.

-¿Cómo surgió el proyecto?

La idea del proyecto se da como continuación de una investigación realizada en BASE Investigaciones Sociales, que analizó el agua como derecho humano y las variables que intervienen de manera directa e indirecta sobre su goce, teniendo en cuenta que se trata de un bien indispensable para la vida de todos los seres del planeta y que no puede ser garantizado sin los componentes: disponibilidad, accesibilidad y calidad.

-¿En qué etapa se encuentra?

La investigación ha concluido y el libro que contiene los resultados fue presentado en diciembre de 2018. Se puede acceder al material, que se denomina “¿De quién es el agua?” en la página de Base Investigaciones Sociales y también en la web del CONACYT.

En el libro encontrarán, entre otras cosas, los mapas de cada municipio con sus respectivas embotelladoras ubicadas. También están las fichas de cada empresa donde se detallan los datos de contacto y los tipos de productos que comercializan.

-¿Qué resultados obtuvieron?

-Identificamos 50 empresas embotelladoras registradas en el Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición – INAN (una de ellas no se encuentra en funcionamiento), que operan en la extracción y el embotellamiento de agua del Acuífero Patiño para su comercialización. También pudimos georeferenciar las ubicaciones de 47 embotelladoras en sus respectivos municipios y se elaboró un perfil geográfico de su distribución sobre los departamentos coincidentes con el área de influencia del Acuífero Patiño.

Caracterizamos los perfiles, tipos y tamaños de empresas embotelladoras que comercializan las marcas de agua más consumidas en el país. Encontramos que 10 embotelladoras realizan o han realizado alguna acción de Responsabilidad Social Empresarial principalmente a través de donaciones de sus productos.

Encontramos que son 4 embotelladoras las que cuentan con políticas de Responsabilidad Social Empresarial a través de proyectos ambientales y sociales, se describieron estos proyectos y sus resultados.

Relevamos las demandas y dificultades para el cumplimiento del Derecho al Agua en los barrios y municipios donde están instaladas las embotelladoras y elaboramos una propuesta de ordenanza municipal específica para regular las acciones de las embotelladoras a nivel de los gobiernos locales.

-¿Cuáles serían los temas a tratar y cómo afecta a la población?

-Pudimos identificar a las empresas embotelladoras de agua que están perjudicando a los barrios, en cuanto a la disposición de basuras, utilización del espacio de la calle para la carga y descarga del agua, la disponibilidad del líquido ante de la instalación de las empresas, entre otros.

Resaltamos la necesidad de un mayor control a las empresas por parte de los municipios, ateniendo a las demandas de los vecinos y vecinas que fueron entrevistados y también otorgamos conocimiento sobre los derechos al agua y la responsabilidad del Estado de brindar las condiciones para el acceso a la misma.

También detallamos la falta de reglamentación de la Ley N° 3239 de Recursos Hídricos para la exigencia del pago de un canon por la extracción del agua por parte de las empresas embotelladoras de agua. La legislación mencionada declara el acceso al agua potable como un Derecho Humano, sin embargo, nunca fue reglamentada y no define ningún gravamen a la extracción del agua para uso comercial, es decir, éstas pueden convertir el agua en mercancía y lucrar con su venta como bien de consumo, sin estar obligadas a ningún pago.

-¿Qué conclusiones obtienen con este trabajo?

-Desde la perspectiva de los derechos humanos y ateniendo a la disposición en la Ley N° 3239/07 de Recursos Hídricos, es necesaria una mayor cobertura de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay S.A. (ESSAP) de manera a garantizar el acceso a la misma a un precio accesible.

Existe la necesidad de que consumidores estén informados respecto a la calidad de agua que consumen. De igual forma, es urgente una política pública que aborde el problema del agua, acciones ante las posibilidades de contaminación y agotamiento del Acuífero Patiño, por el nivel de explotación que está sufriendo.

Es necesario que exista un órgano rector que pueda coordinar y fiscalizar el sector agua a fin de garantizar este derecho humano, porque hasta el momento, las empresas privadas funcionan motivadas exclusivamente por el interés de lucro sin ningún control.

El agua es un bien público y el CONACYT, debe continuar apoyando proyectos de investigaciones que puedan –a través de una perspectiva multidisciplinaria– generar información rigurosa que sirvan de base tanto para la creación de políticas públicas, como acciones ciudadanas para avanzar en el goce de este derecho fundamental.

Se debe investigar y contar con instrumentos de medición del nivel de deterioro del Acuífero Patiño y es necesario acompañar una propuesta de legislación –nacional y local– para el control de la extracción del agua por parte de las empresas.

La investigación fue posible gracias al cofinanciamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), a través del programa PROCIENCIA, con recursos del Fondo para la Excelencia de la Educación y la Investigación (FEEI).

Compartí: