Descargar el Audio

El ministro de Agricultura y Ganadería, Denis Lichi, señaló que el sector frutihortícola se ve afectado en gran medida debido al ingreso ilegal de productos al país por el cual genera una competencia desleal con la local. “Traer tomate de la Argentina cuesta 35 mil y acá estamos vendiendo la caja a 100 mil”, expresó.


La crisis regional de los países vecinos sin duda favorece al contrabando, por lo que la armada debería estar controlando los ríos, comentó Lichi. Agregó, que se debe mejorar también la producción local, ya que en Argentina se produce de 10 a 12 kilos por planta y en Paraguay en un promedio de 5 kilos, con relación al tomate.

Compartí: