La Comisión Permanente del Congreso aprobó este martes en una sesión extraordinaria aplazar el tratamiento de la declaración de emergencia en el Chaco, amenazada por la rampante deforestación.


Los congresistas presentes en la sesión aprobaron en un primer momento la petición de exhorto, pero se desdijeron después y solicitaron una postergación de 15 días para tratarlo de nuevo en esa fecha con una mejor redacción del documento.

Durante la sesión, la presidenta del Instituto Forestal Nacional (Infona), Cristina Goralewski, informó a los legisladores de que entre agosto de 2017 y 2018 “se desmontaron 255.000 hectáreas, aproximadamente, de las cuales el 76 % fueron desmontes aprobados por los planes de cambio de suelo”, contemplados en la legislación vigente, mientras que “el restante 24 % son todavía hectáreas que están bajo investigación”.

La titular del Infona también avanzó que el instituto prepara para finales de marzo “el primero foro nacional para el desarrollo del Chaco”, en el que se espera contar con referentes medioambientales tanto nacionales como extranjeros.

Respecto a la necesidad de la declaración de emergencia, Goralewski señaló más tarde, en declaraciones a los medios, que tendrá que basarse en el informe que el Infona proporcionará al Congreso en 15 días para “ver cuál es la situación real y cuál es el plan de acción”.

Aunque la mayoría de los congresistas que tomaron la palabra durante la sesión manifestaron su preocupación por la deforestación, el diputado Edwin Reimer, del gobernante Partido Colorado y representante del departamento de Boquerón, donde se extiende parte del Chaco, mostró su escepticismo sobre la cuestión.

“Los productores son los más interesados en no destruir la base de su producción, que es la tierra”, argumentó Reimer.

El diputado instó a “cumplir las leyes actuales”, al mismo tiempo que abogó por “garantizar las inversiones” en esa zona del país.

“No podemos tomar acciones rápido y perjudicar a personas que invirtieron en el Chaco, tomando tierras o pidiendo préstamos para el desarrollo”, apuntó.

Paraguay cuenta en la actualidad con la Ley de Deforestación Cero, aprobada en 2004 y prorrogada hasta finales de 2019, que impide la tala de bosques en toda la región oriental del país, que excluye al Chaco.

Centenares de ciudadanos mostraron hace unas semanas su preocupación por el estado del Chaco y salieron a las calles de Asunción para exigir mayor protección medioambiental en la región oriental. EFE

Compartí: