La mesa de trabajo de Fiebre Amarilla y Epizootia, conformada por instituciones de diversos sectores se reunió nuevamente en la fecha para deliberar sobre aspectos que hacen a la vigilancia.


Dentro de este contexto, el director general de Vigilancia de la Salud, Dr. Guillermo Sequera, informó que existe la necesidad de establecer un plan de vacunación para trabajadores del sector público y privado, que por el tipo de trabajo están más expuestos a contraer enfermedades como Fiebre Amarilla, Rabia y otras prevenibles por vacuna, como el caso de personas que ingresan a los montes y bosques: guardaparques, veterinarios, entre otros. La actividad vacunal será desarrollada por el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

De acuerdo a lo anunciado por el Dr. Hernán Rodríguez, director de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles, se dispondrá de una lista de todos los trabajadores y aquellos que no cuenten con la vacuna correspondiente serán inmunizados. La inspección de vacunados se realizará de manera periódica, a fin de que todos cuenten con la dosis de protección, según indicó.

La Vigilancia de Epizootia se activa con el hallazgo de un primate no humano muerto o enfermo, a partir de este dato inician una serie acciones: identificar el estado vacunal de la población aledaña al lugar del hecho, identificar asimismo la presencia de vectores –silvestres o urbanos-, así como la búsqueda retrospectiva de personas que probablemente cuenten con la sintomatología asociada a la Fiebre Amarilla, reveló una de las participantes de la mesa de trabajo, Lic. Mara Muñoz, consultora Nacional de Enfermedades Infecciosas Desatendidas de la OPS/OMS.

“Toda persona que registre este hallazgo debe comunicar al servicio de salud local, para poder iniciar las acciones que vienen a raíz de la notificación”, puntualizó Muñoz.

Otros de los puntos abordados durante la mesa de trabajo fue la necesidad de generar nexos con SENACSA, entidad que llevará a cabo los diagnósticos de las muestras que se tomen de los monos.

Para la próxima semana se tiene fijado otra reunión, donde se prevé efectuar la socialización y validación de lo que será el Manual de Epizootias, que será lanzado en breve por la Dirección General de Vigilancia de la Salud. Una vez culminado el material, será distribuido a todos los servicios de salud, principalmente a aquellos que se encuentren ubicados en zonas de riesgo, departamentos que limitan con Brasil y aquellos que registran un histórico de Fiebre Amarilla, como el caso de Caaguazú y San Pedro.

El Manual de Epizootia se constituirá en un instrumento útil para el personal de salud, que contemplará todos los pasos a seguir ante la notificación de un caso de mono muerto o enfermo. Cabe resaltar que por primera vez Paraguay contará con un Manual de Epizootia e iniciará la vigilancia de esta enfermedad.

Fuente: Ministerio de Salud

Compartí: