El presidente Mario Abdo Benítez, reconoció este jueves que creó "incertidumbre" con sus declaraciones sobre su intención de hacer cumplir el Servicio Militar Obligatorio (SMO), tras años sin control, aunque reiteró ese compromiso y añadió que habrá alternativas para los objetores.


La intención del Ejecutivo de hacer efectiva una ley cuyo cumplimiento llevaba años sin ser controlado, generó una importante polémica en el país en el último mes, y propició protestas de organizaciones estudiantiles que exigen la abolición del SMO, apoyadas por parte de la oposición.

El presidente reconoció este jueves, durante su discurso en un acto de graduación de nuevos cadetes en un centro de instrucción militar de Asunción, que la “incertidumbre” creada, pero dijo haberlo hecho “convencido” de que el SMO es una “herramienta complementaria” a la formación de los jóvenes, que “no sustituye a la educación”.

Si bien Abdo Benítez ratificó su “compromiso” con el SMO, añadió que puede ser “reemplazado por servicios a la comunidad”, y se comprometió a “construir diferentes opciones” a través de “distintas instituciones oficiales”, para los objetores de conciencia.

Se trata de una figura reconocida por la Constitución, al igual que la obligatoriedad del servicio militar.

Desde las organizaciones juveniles y estudiantiles que se oponen al cumplimiento del SMO argumentan que la legislación no tiene en cuenta la realidad actual de los jóvenes, por lo que piden su derogación, apoyados por varios senadores de la oposición.

En ese sentido, el Partido Liberal -el mayor de la oposición- presentó en los últimos días de 2018 ante la Comisión Permanente del Congreso, en receso veraniego, un proyecto de ley para abolir la obligatoriedad del servicio militar, que oscila entre uno y tres meses.

La intención del Ejecutivo de hacer cumplir el SMO, aunque no de forma “coercitiva”, provocó ese mes largas colas de jóvenes que querían declararse objetores, ante la Defensoría del Pueblo en Asunción.

Ese organismo, encargado de tramitar las solicitudes de objeción, anunció que en 2019 reglamentaría el servicio social sustitutorio, que hasta la fecha carecía de normativa.

La obligatoriedad del servicio militar para todos los varones de entre 17 y 20 años, se estableció en Paraguay en 1975, bajo la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), aunque en 2010 se reguló por primera vez el derecho a la objeción de conciencia por motivos religiosos o éticos.

Fuente: EFE

Compartí: