Francia reconoció como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, con el encargo de convocar elecciones presidenciales, tras expirar el plazo que varios países europeos habían dado a Nicolás Maduro. Así también lo hizo Pedro Sánchez, presidente de España. "Venezuela tiene que ser dueña de su propio destino", afirmó Sánchez.


“Consideramos que hoy el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, cuya legitimidad está perfectamente reconocida, está habilitado para convocar elecciones presidenciales”, indicó el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, en una entrevista a la emisora pública “France Inter”.

“Parece claro para todo el mundo, incluidos los europeos, que hay que salir de esta crisis con una elección que sea completamente legítima” para la jefatura de Estado, puesto que Venezuela es un país con régimen presidencial, argumentó el responsable de la diplomacia francesa.

Explicó que hoy habrá consultas entre Francia y sus socios europeos para constituir un grupo de contacto con quienes lo deseen “para acompañar la transición, no para ser neutros”.

A la cuestión de si reconocer a Guaidó como presidente es una injerencia, Le Drian lo negó, puesto que aquél ha pedido ayuda. Además, argumentó que “es una tentativa por nuestra parte para que la crisis venezolana se solucione con calma y evitar confrontaciones y violencia”, así como la intervención del Ejército.

Hizo hincapié en que Venezuela es un país “exangüe” en el que “hay muchos refugiados, hay opresión, hay una inflación horrible, el pueblo está en la calle, quiere el cambio y creemos que hay que evitar” el riesgo de “guerra civil y enfrentamientos”.

También recordó que la elección de Maduro en mayo del pasado año “fue muy contestada”, y no así la de la Asamblea Nacional, de la que salió el mandato de Guaidó.

Por otra parte, en una comparecencia institucional, Sánchez reveló también su intención de promover en el seno de la Unión Europea y de Naciones Unidas un plan de ayuda humanitaria para paliar urgentemente la grave situación que atraviesa Venezuela.

Sánchez había dado un plazo de ocho días al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para que convocara elecciones libres, democráticas y transparentes y, en caso contrario, su Ejecutivo reconocería a Guaidó.

La legitimidad de Guaidó, según Sánchez, deriva de su cargo como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, tras unas elecciones democráticas.

Este reconocimiento tiene un horizonte claro, desde el punto de vista del jefe del Gobierno español: “convocar unas elecciones libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones” en el menor plazo de tiempo posible.

“Venezuela tiene que ser dueña de su propio destino”, afirmó Sánchez.

La propuesta de dar un plazo de ocho días a Maduro para la convocatoria de comicios fue compartida por, entre otros países, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Varias capitales europeas – como Estocolmo – también han reconocido hoy a Guaidó como presidente de Venezuela, con el objetivo de que convoque unas elecciones democráticas y se espera que también lo hagan Alemania y otros países comunitarios.

Durante su intervención, Sánchez defendió hoy el multilateralismo como “indispensable” para la resolución de los conflictos, y en este sentido, defendió su trabajo para conseguir una postura común en la Unión Europea, así como sus conversaciones con los países latinoamericanos.

En España hay una importante colonia de venezolanos, que ha aumentado en los últimos cinco años hasta superar las 95.000 personas, a las que hay que sumar los que han adquirido la nacionalidad española, (un total de 16.984 entre 2013 y 2017). EFE

Compartí: