El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, aseguró este martes que un posible fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) a favor de dos activistas de izquierda que denunciaron al Estado por torturas en 2002, "va a marcar un humor diferente" de Paraguayhacia la institución.


El mandatario hizo esas declaraciones después de que el canciller, Luis Alberto Castiglioni, anunciara que Abdo Benítez asistirá como observador a la vista de la CorteIDH de este jueves en San José (Costa Rica) sobre el caso.

La CorteIDH enjuiciará si el Estado paraguayo fue responsable de las torturas que los activistas de izquierda Juan Arrom y Anuncio Martí, actualmente asilados en Brasil, denunciaron haber sufrido entre el 17 y el 30 de enero de 2002.

Ambos huyeron a Brasil tras ese episodio y antes de enfrentarse al juicio por el secuestro de María Edith Bordón en 2001, nuera del exministro de Hacienda Enzo Debernardi, del que fueron responsables, según sostiene la Fiscalía paraguaya.

A ese respecto, el presidente dijo a los medios que su presencia en la audiencia pretende demostrar la “preocupación que tenemos como país” ante una eventual condena.

El mandatario añadió que el organismo debe “entender lo grave” que una sentencia desfavorable “puede implicar para la pérdida de soberanía de la institucionalidad de la República”.

De ser desfavorable dicho fallo, agregó, “va a marcar un humor diferente para el Paraguay” respecto de la institución, en la que, no obstante, aseguró confiar pese a sus “sospechas de parcialidad”.

Paraguay teme que la condena incluya una indemnización para Arrom y Martí, algo que Abdo Benítez consideró “flagrante”.

“No quiero pagar ni un solo guaraní a estos secuestradores”, subrayó el mandatario, durante la inauguración de unas viviendas sociales en Villarrica (departamento de Guairá),

Ese temor se sustenta en las recomendaciones que trasladó al país la Comisión IDH en 2017 y que no fueron acatadas, motivo por el que el caso acabó en la CorteIDH.

Castiglioni negó esta mañana que la presencia de Abdo Benítez en la audiencia sea una medida de presión y tildó de “afrenta al Estado de Derecho” una posible condena, ya que, a su juicio, las torturas denunciadas por Arrom y Martí ya fueron juzgadas y desestimadas por la Justicia del país suramericano.

Además de la presencia de Abdo Benítez, también asistirá a la vista Bordón, acompañada por el senador del minoritario Partido Patria Querida (PPQ) Fidel Zavala, secuestrado en 2009 por la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Bordón y Zavala iniciaron este lunes una campaña en contra del pago de una compensación económica a los dos activistas, en caso de que la CorteIDH resuelva la responsabilidad del Estado paraguayo.

Paralelamente al proceso, Paraguay pidió el pasado enero y de forma oficial a Brasil que revocara el estatus de refugiados de Arrom, Martí y Víctor Colmán, también procesado por el secuestro de Bordón, para que puedan ser extraditados y enjuiciados en el país.EFE

Compartí: