La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) deberá comparecer por segunda vez en la causa en la que está imputada como "jefa" de una asociación ilícita montada para recibir sobornos de empresarios, después de que un juez la llamase a declarar este miércoles, informaron fuentes de la defensa.


Junto a la exmandataria, alrededor de 90 personas, entre exfuncionarios y empresarios, fueron citadas por el juez Claudio Bonadio, quien consideró que gracias a las declaraciones de varios imputados colaboradores tiene “nuevos elementos” para volver a llamar a la actual senadora (que cuenta con fueros parlamentarios) en la llamada causa de los “cuadernos de la corrupción”.

Desde la defensa adelantaron que Fernández “probablemente ratificará” lo que ya dijo en la primera ocasión en la que acudió a declarar, y recalcaron que el juez solo recurre a una nueva indagatoria para que “se genere difamación” sobre la acusada con el fin de evitar que se pueda presentar a las elecciones presidenciales de octubre de este año.

Fernández ya afirmó en agosto pasado que es un “disparate” que la acusen de haber recibido sobornos millonarios durante los Gobiernos kirchneristas, entre 2003 y 2015.

Asimismo, indicó que es víctima de una “maniobra persecutoria” en un escrito presentado ante el propio juez Bonadio.

El escándalo se destapó ese mismo mes, cuando Bonadio ordenó los arrestos y comparecencias de decenas de empresarios de la obra pública y exfuncionarios, con base en los cuadernos que un chófer del Ministerio de Planificación escribió durante una década.

En ellos, detalló cómo supuestamente trasladaba en su auto bolsas repletas de dólares para repartirlas supuestamente a miembros de los Ejecutivos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Fernández.

La defensa de la expresidenta calificó de “esperable” este nuevo llamado de Bonadio, a quien consideran “brazo armado del Gobierno” de Mauricio Macri en esta causa.

Asimismo, aseguraron que “ninguno de los empresarios, funcionarios judiciales ni arrepentidos” dijo en su declaración que Fernández tuviese algo que ver con la causa.

Según la agencia estatal de noticias Télam, entre los demás llamados a declarar están el ya detenido exministro de Planificación, Julio de Vido, y otros exfuncionarios.

También deberá declarar nuevamente el empresario Ángelo Calcaterra, primo del actual presidente argentino, Mauricio Macri.

Una treintena de los imputados en la causa cambió su papel dentro de la misma al acogerse a la figura legal de “imputado colaborador”, que otorga beneficios penales para los que colaboren con la Justicia y que fue instaurada con polémica durante el Ejecutivo de Macri para agilizar casos de corrupción.

A los testimonios de los colaboradores con la Justicia más recientes se acoge Bonadio para esta nueva ronda de citaciones, que comenzarán el próximo 20 de febrero.

Fuente: EFE

Compartí: