Descargar el Audio

La especialista en derecho internacional, la doctora María Liz García de Arnold opinó que la defensa paraguaya estuvo muy bien y además destacó la prolijidad de los jueces de la Corte, al recalcar que no se agotaron instancias legales ante las autoridades nacionales, uno de los principales requisitos de para que una causa pase de la Comisión a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.


El juez chileno Eduardo Vio Grossi cuestionó postura de la Comisión de DDHH de la OEA por solicitar medidas cautelares a favor de Arrom, contradiciendo una orden de detención de la justicia que ya había en su contra por el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi.

Al finalizar la audiencia el juez se refirió a la pretensión económica de los prófugos. “Perdón que se los diga, no me calza que estén pidiendo 50 millones de dólares como un ” hecho simbólico”.

Refirió además que la defensa paraguaya estuvo muy bien considerando la poca formación que los abogados nacionales tienen en materia internacional. “En Colombia gastan millones de dólares para preparar a sus abogados en derecho internacional pero en Paraguay no”, acotó la doctora.

¿Lesiones o rasgos de tortura?

Para la Corte, cualquier detalle cuenta y la CIDH juzga a las naciones por el hecho de tortura. La doctora, refirió que la defensa paraguaya tuvo un pequeño desliz al admitir que había “algunos rasgos”. “Hay que tener en cuenta que se está litigando en una Corte inapelable, una corte especializada en Derechos Humanos”, advirtió.

Compartí: