El Gobierno transmitió este martes sus condolencias y expresó su "solidaridad" con Perú y Bolivia por "las pérdidas en vidas humanas y materiales" que han causado las intensas lluvias y los deslizamientos de tierra en distintos lugares de los dos países en los últimos días.


“El Paraguay confía que los hermanos bolivianos y peruanos sabrán sobreponerse a este desastre y podrán reencausar sus vidas en pos de un futuro mejor”, indicó hoy el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.

En Perú, las intensas lluvias que han provocado deslizamientos de lodo e inundaciones en varias regiones han dejado 10 muertos y 1.800 damnificados en lo que va del año, informó este lunes el presidente de Perú, Martín Vizcarra.

Además, hay 8.000 personas afectadas por la destrucción de viviendas, carreteras, puentes, colegios e instalaciones públicas en el país.

El poblado de Mirave, en Moquegua, quedó arrasado por un gran deslizamiento de lodo el pasado jueves, repitiendo lo sucedido hace 50 años en Yungay, sepultado por el desborde de una laguna por un terremoto en 1970.

El Gobierno peruano informó que el buque de la armada Pisco zarpará al sur del país con 500 toneladas de ayuda y maquinaria pesada.

En Bolivia, los deslizamientos en la carretera que conecta al departamento de La Paz con el oriente y el norte amazónico del país que han dejado al menos 16 fallecidos.

El primer derrumbe ocurrió el sábado 2 de febrero en la mañana cuando un gran bloque de tierra humedecida por las lluvias recientes se desprendió sobre la carretera y afectó a varios vehículos en el sector llamado Puente Armas, en la carretera hacia Caranavi.

Un segundo deslizamiento se registró el domingo siguiente cuando varias personas intentaban cruzar a pie por el lugar, en plenas labores de la Administradora Boliviana de Carreteras para retirar la tierra del primer derrumbe.

Fuente: EFE

Compartí: