El Gobierno de Nicaragua anunció este viernes la creación de más de 10.000 nuevos empleos directos, en medio de una crisis en la que más de 400.000 personas han perdido sus puestos de trabajo.


Las nuevas plazas fueron abiertas en proyectos de emprendimiento, creados entre el 1 de enero pasado y este viernes 15 de febrero, anunció la vicepresidenta Rosario Murillo, en su alocución del mediodía.

“Todos estos emprendimientos han generado más de 10 mil empleos directos”, dijo Murillo, a través de medios del Gobierno.

De acuerdo con Murillo, los empleos fueron creados por la aparición de 1.827 proyectos de emprendimiento en los últimos 45 días.

El número total de plazas creadas en este período podría ascender a 11.257, si se incluyen los 1.257 empleos indirectos que abrieron las pequeñas empresas creadas en 2019, según la también Primera Dama.

La cantidad de nuevos empleos representa un 2,5 % del total de personas que han perdido sus puestos de trabajo en medio de la crisis que afecta a Nicaragua desde el estallido social de abril pasado, según datos del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

El impacto económico de la crisis se tradujo en una contracción del 4 % del producto interno bruto (PIB) de Nicaragua en 2018, ha informado el Gobierno.

La crisis sociopolítica de Nicaragua ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, tras participar en protestas contra el presidente Daniel Ortega, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acusa al Gobierno de reprimir a los manifestantes e incluso el organismo ha advertido que las autoridades nicaragüenses han podido cometer crímenes “de lesa humanidad” en medio de la crisis.

La Oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la CIDH han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de un intento de “golpe de Estado fallido”.

Fuente: EFE

Compartí: