El objetivo es verificar la condición física de los menores para la práctica de ejercicios físicos y otros factores determinantes para la salud del estudiante, como vista y oído.


Para prevenir situaciones que podrían significar un riesgo para la salud de los estudiantes durante la realización de actividades de educación física en las escuelas y colegios, así como el aprendizaje, autoridades sanitarias recomiendan a los padres llevar a sus hijos a una evaluación clínica.

La actividad física en la niñez y la adolescencia fomenta un estilo de vida saludable, determina un mejor desarrollo físico, previene las enfermedades relacionadas con el sedentarismo, y estimula la maduración psicomotriz y la motricidad fina, mejorando el rendimiento.

Un buen chequeo médico incluye:

Exámenes físicos

De laboratorio (cuando sea necesario)

Oftalmológico

Auditivo

La aplicación de vacunas

Y si fuera necesario, otros exámenes según la historia del niño

Examen físico: controla el crecimiento, el peso, la talla, la frecuencia cardíaca y respiratoria, la presión arterial y la valoración de los pulmones y abdomen. Este análisis es indispensable para que los niños no tengan problemas al involucrarse en actividades deportivas.

Examen de laboratorio: cuando es necesario, permite diagnosticar problemas tales como la anemia y la diabetes, así como también ayuda a reconocer la presencia de infecciones parasitarias.

Examen auditivo: determina déficit en los niveles de audición. Si un niño no escucha bien no puede adquirir de manera completa y óptima los conocimientos. El examen que se realiza con mayor frecuencia es la otoscopía, el cual se utiliza para inspeccionar el conducto auditivo externo y el tímpano. Este estudio suele ser complementado con una audiometría, la cual no siempre resulta indispensable.

Examen oftalmológico: advierte posibles problemas visuales. Si el estudiante presenta enrojecimiento en los ojos y los frunce al mirar o se acerca mucho a los objetos para verlos, se recomienda visitar al especialista lo antes posible, en particular si son niños pequeños (quienes tardan más tiempo en darse cuenta de que tienen un problema).

Vacunas: el Ministerio de Salud completar el esquema de vacunación actual, y verificar que dicho esquema esté completo para su hijo o hija.

En Capital, los hospitales de Barrio Obrero, Trinidad, Loma Pytá y San Pablo cuentan con este servicio.

En Central existe una cartera de servicios disponible en los hospitales de Areguá, Capiatá, Fernando de la Mora, Guarambaré, Itá, Itauguá, J. Augusto Saldivar, Limpio, Mariano Roque Alonso, Nueva Italia, Ñemby, San Antonio, San Lorenzo, Villeta, Villa Elisa, Ypacaraí y Luque, en horario de mañana, tarde y en algunos casos de noche.

Es importante que consulte los horarios de su servicio de salud más cercano.

Fuente: Ministerio de Salud

Compartí: