El gerente regional de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), David Tinel, dijo este martes a Efe que esta rama del Banco Mundial, enfocada en el desarrollo del sector privado, ve potencial en las empresas maquiladoras y en el sector industrial paraguayo.


Hasta ahora, las inversiones del IFC en el país estaban centradas en los emprendimientos agrícolas, a los que siguen viendo recorrido, así como en el sector bancario, al que otorgan financiación para que concedan créditos a las pequeñas y medianas empresas (pymes), según comentó Tinel.

No obstante, el gerente regional de IFC recordó que “el modelo de desarrollo actual de Paraguay no puede seguir así por 40 o 50 años más, con una explotación extensiva del territorio y deforestación”.

De ahí que ahora se adentren también en la asesoría y en nuevos proyectos de inversión, como el caso de la maquila, compañías dedicadas al ensamblaje de textiles, cueros o autopartes en territorio paraguayo con un régimen tributario especial.

“Vemos potencial en las maquiladoras, fundamentalmente en Ciudad del Este (segunda urbe de Paraguay, ubicada en la frontera con Brasil), pero eso está muy vinculado con el capital humano”, apuntó Tinel, quien insistió en la necesidad de acometer reformas educativas.

Paraguay viene favoreciendo la instalación de empresas bajo el régimen de maquila desde 1997. En la actualidad, unas 172 empresas operan bajo el régimen de maquila en el país, según datos del Ministerio de Industria y Comercio (MIC).

Las estrategias para el desarrollo del sector privado en Paraguay siguen la línea marcada por el Banco Mundial en su “Diagnóstico Sistemático” del país, presentado hoy en Asunción, y que pretende transformar el actual modelo económico del país en uno más sostenible.

Al margen de las inversiones, Tinel también destacó que el IFC está realizando “programas de asesoría” tanto por sectores como por cooperativas y empresas privadas del sector privado para “que alcancen estándares” exigidos internacionalmente y contribuir así a su desarrollo.

“Vemos que las empresas, sean privadas, cooperativas u otras, que lo hagan primero (cumplir con estándares internacionales) van a tener una ventaja en su desarrollo internacional y en su capacidad de vender sus productos en mercados que hoy en día no están abiertos para Paraguay“, explicó.

Asimismo, también mostró interés por la inversión en infraestructuras y aludió a los proyectos bajo la modalidad de Alianza Público Privada (APP), un sistema lanzado por el Gobierno del expresidente Horacio Cartes (2013-2018) para modernizar las infraestructuras de Paraguay a través de la participación de empresas privadas en el sector público.

Tinel observó que el país requiere “muchas más infraestructuras, con una parte que tiene que estar desarrollado por el sector privado” y avanzó que se va a trabajar con el Gobierno para compartir su visión sobre “lo que haría falta modificar para que un inversor como el IFC esté dispuesto e interesado en financiar la próxima ronda de APP.

A pesar de que Paraguay ofrece oportunidades de inversión, la inseguridad jurídica sigue siendo uno de los principales obstáculos a la hora de atraer capital.

Según la experiencia de Tinel, los inversores potenciales tienen la percepción de que en Paraguay no se cumplen las reglas del juego y prefieren evitar una posible disputa jurídica que se demorará años.

El IFC cuenta en la actualidad con una cartera de proyectos en Paraguay de 160 millones de dólares.

EFE

Compartí: