La Fiscalía imputó este miércoles a seis policías encargados de custodiar un depósito propiedad del narcotraficante Sergio de Arruda Quintiliano, alias "Minotauro", preso en Brasil, en el cual había varios vehículos de alta gama que desaparecieron durante la vigilancia policial.


Los seis imputados estaban a cargo de la custodia de ese taller mecánico en Pedro Juan Caballero, frontera con Brasil, donde se encontraban esos vehículos, además de maquinaria y herramientas que también desaparecieron.

Los vehículos fueron incautados a principio de mes en un operativo en Pedro Juan Caballero que se saldó con la detención de 15 personas, presuntos “soldados” de “Minotauro”, considerado uno de los jefes del Primer Comando de la Capital (PCC), el mayor grupo criminal de Brasil.

Los seis agentes fueron imputados por la supuesta comisión de hurto agravado, asociación criminal y quebrantamiento del depósito, según informó el Ministerio Público.

El Ministerio Público solicitó para ellos arresto domiciliario, al considerar que los seis imputados poseen arraigo suficiente en el país, por su carrera policial, y no han obstruido la investigación.

El Ministerio del Interior informó este lunes que los policías encargados de resguardar el depósito pidieron autorización a la Fiscalía para realizar un control aleatorio y dejaron sin protección permanente el lugar.

Tras conocerse el hecho, el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, reiteró la existencia de agentes corruptos en la Policía Nacional.

La Policía brasileña detuvo el 4 de febrero a “Minotauro” en una operativo en la ciudad de Balneario Camboriú, en el litoral del estado de Santa Catarina, en el sur del país.

De acuerdo con las investigaciones, que se prolongaron durante seis meses, Arruda es un jefe regional del PCC y su principal función era el “tráfico de drogas originarias de Bolivia e introducidas en Brasil” a través de la frontera sur con Paraguay.

Compartí: