El Pentágono aseguró este viernes que tardará semanas en evaluar la declaración de emergencia nacional que hizo el presidente de EE.UU., Donald Trump, con el objetivo de desviar fondos del Departamento de Defensa al de Seguridad Nacional (DHS) para reforzar la frontera con México.


“Estamos hablando de semanas para realizar una evaluación que lleve a una decisión del secretario (interino de Defensa, Patrick) Shanahan, y después pasarían meses para concluir la fase de implementación antes de que siquiera comience la construcción”, dijo un alto funcionario del Departamento de Defensa en un encuentro con los periodistas.

Según explicó el funcionario, antes de que Shanahan autorice destinar fondos del Pentágono para reforzar la seguridad en la frontera sur se debe producir todo un proceso que comienza con una solicitud formal del DHS.

Esta solicitud, que deberá detallar las necesidades y las prioridades del departamento, aún no ha llegado al Pentágono.

El funcionario recalcó que es el responsable de la cartera de Defensa quien debe evaluar si “responde a una solicitud de asistencia por parte de otras instituciones federales, estatales o locales”.

La semana pasada, tras no recibir los fondos que había solicitado al Congreso, el presidente Trump firmó una declaración de emergencia nacional con el propósito de reunir unos 8.000 millones de dólares para la construcción del muro fronterizo prometido por el mandatario.

El plan de la Casa Blanca es transferir al proyecto 6.000 millones de dólares del Pentágono y 600 millones del Departamento del Tesoro que, junto a los 1.375 millones que asignó el Congreso en los presupuestos federales, deberían ser suficientes para construir 376 nuevos kilómetros de barrera fronteriza.

Los fondos del Pentágono procederían de sus partidas presupuestarias para la lucha contra el narcotráfico (2.500 millones de dólares) y para la construcción de instalaciones militares (3.500 millones).

Cuestionado sobre si el Pentágono buscará el respaldo del Congreso antes de transferir los fondos, el funcionario alegó que, aunque ese es un paso que se ha dado en anteriores declaraciones de emergencia, “no es legalmente obligatorio”.

En cualquier caso, insistió, el Departamento de Defensa solo transferirá sus fondos al DHS si el secretario de Defensa considera “justificada” su solicitud.

“Si no lo considera, el proceso se acaba”, zanjó.

En caso de recibir la aprobación del secretario de Defensa, dijo, estos servirían para “levantar vallas, construir carreteras e instalar luces”, una misión en la que podrían participar unos 6.000 militares en activo.

Fuente: EFE

Compartí: