La oposición afirmó este domingo que 50 toneladas de ayuda humanitaria ingresaron a Venezuela pese al bloqueo ordenado por el Gobierno de Nicolás Maduro, que cerró las fronteras del país para no permitir la entrada de las donaciones solicitadas por el Parlamento ante la escasez de medicinas y alimentos.


“Una parte de las cargas también entró por otros caminos y en la semana iremos mostrando parte de ese resultado y adónde irán llegando y quiénes serán los beneficiarios”, dijo el presidente de la comisión parlamentaria para la ayuda humanitaria, Miguel Pizarro, en rueda de prensa.

Al ser preguntado sobre lo que ingresó, el parlamentario indicó que unas “50 toneladas de ayuda humanitaria” pasaron al país en dos camiones por el sur, donde Venezuela limita con Brasil, y que las cajas que “se mantienen resguardadas” contienen suplementos nutricionales, materiales médicos y productos de higiene.

En la frontera entre Venezuela y Brasil ayer aguardaban dos camionetas grandes para ingresar al país las donaciones que se acopiaban en el estado de Roraima, pero luego de horas fueron devueltas a territorio brasilero.

Yuretzi Idrogo, diputada venezolana exiliada en Brasil, dijo el sábado a Efe que las camionetas que esperaban en la frontera, cargadas con alimentos y medicinas, fueron retiradas “por precaución” y para “evitar posibles conflictos”.

“La idea es que esa ayuda ingrese pacíficamente y sin ninguna violencia”, señaló, después de que algunos grupos de manifestantes antichavistas amenazaran con prender fuego los tanques de gasolina de los vehículos.

La frontera entre Venezuela y Brasil, al igual que con Colombia, permanece cerrada y en algunos de los poblados venezolanos que lindan con estos países hubo disturbios el sábado, en medio de la exigencia de manifestantes de que se permitiera el ingreso de las donaciones que Maduro no acepta por considerar que pueden dar paso a una invasión extranjera.

Según denunció hoy la oposición, la población de Santa Elena de Uairén, fronteriza con Brasil, está “sitiada” por “paramilitares” a propósito de los enfrentamientos registrados que han dejado varios muertos y heridos.

El antichavismo asegura que tiene reportes que “van desde los 14 hasta los 25 asesinados en la población pemón”.

Sin embargo, el portavoz de la oposición, Miguel Pizarro, dijo que hasta que no tengan “de viva voz” la información completa de los propios indígenas no se puede confirmar la cifra de fallecidos.

Los enfrentamientos registrados allí ocurrieron en paralelo a los que sucedieron en la frontera entre Venezuela y Colombia, que también se encuentra cerrada y por donde se esperaba igualmente que ingresaran ayudas, estas almacenadas en la ciudad colombiana de Cúcuta.

En ese lado de la frontera de Venezuela, aunque tensa, no se han reportado muertos, pero sí al menos un centenar de heridos en la población de Ureña (estado Táchira), que hoy al igual que la de San Antonio del Táchira, no recuperaron la normalidad pues hubo réplicas, con menor intensidad, de las protestas ocurridas ayer.

La localidad de Ureña registró entre la mañana y la tarde de hoy al menos cuatro enfrentamientos entre las fuerzas del orden que dispararon perdigones y civiles que respondían con piedras.

Una fuente del gobierno regional indicó a Efe que son cerca de 200 los lesionados tras los disturbios en las zonas fronterizas.

Por su parte, la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) señaló en un informe preliminar publicado hoy que tiene la confirmación de 3 muertes “por heridas de bala”, todas ellas en Santa Elena de Uairén.

Esta misma ONG dijo en su reporte que ayer, cuando también hubo manifestaciones en todo el país para respaldar el ingreso de las donaciones de EE.UU. y otras naciones, se registraron 295 heridos “en su mayoría, por heridas de armas de fuego, sustancias tóxicas y tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

El Gobierno venezolano no se ha pronunciado sobre las muertes denunciadas por la oposición ni por la cifra de heridos, pese a que hoy el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, ofreció una rueda de prensa en la que fue preguntado por los lesionados en disturbios.

Rodríguez solo se limitó a decir que esa información la ofrecerá luego el ministro de Interior, Néstor Reverol, y se refirió a los camiones con ayuda humanitaria incendiados ayer en el puente Francisco de Paula Santander, que conecta a Venezuela y Colombia.

El ministro acusó a militantes opositores por la quema de estos camiones, después de que el antichavismo responsabilizara a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Además dijo que lo ocurrido ayer en la frontera entre Colombia y Venezuela “fue que la guarimba -protesta violenta- se mudó (de Caracas) a Cúcuta”.

EFE

Compartí: