Un grupo de activistas de Greenpeace bloquea desde este martes el ingreso a las instalaciones de una planta de tratamiento de residuos de hidrocarburos en el yacimiento energético de Vaca Muerta, en la provincia argentina de Neuquén, para exigir que se deje "de contaminar" la Patagonia.


Alrededor de 40 personas se concentraron desde primera hora de la mañana a las puertas de la empresa Treater S.A., contratada por grandes compañías dedicadas a la exploración y extracción de hidrocarburos para el tratamiento de residuos provenientes de Vaca Muerta, una enorme formación geológica, la más importante del país.

“Estamos acá para denunciar y exponer una vez más la negligencia y el nulo control con el que opera la industria petrolera. Con este doble bloqueo impedimos tanto el ingreso de camiones con material tóxico como su disposición en el vertedero”, señaló Leonel Mingo, miembro del programa de Clima y Energía de Greenpeace.

Según expresó la organización ecologista en un comunicado, la cercana localidad de Añelo (5 kilómetros de distancia), así como las comunidades indígenas, los campos agrícolas cercanos y el río Neuquén “podrían estar expuestos a la contaminación por las irregularidades de la instalación”.

“Esperamos que las empresas petroleras dejen de contaminar el ecosistema de la Patagonia con sus residuos tóxicos y se cierre este basurero que viola leyes provinciales y nacionales”, añadió Mingo.

Fue el pasado diciembre cuando Greenpeace denunció ante la Justicia que Treater, que trabaja para compañías como Shell, Total e YPF, vierte los residuos provenientes del “fracking” directamente en el suelo, sin un sistema de impermeabilización y de drenaje, y a una distancia menor a la permitida de poblaciones y campos de cultivo.

La organización aportó imágenes del vertedero supuestamente ilegal, de 13,6 hectáreas (15 campos de fútbol) y aseguró haber tomado muestras de los residuos, que arrojan al ser analizados “altos niveles de contaminación”, con hidrocarburos y componentes volátiles.

“Greenpeace tomó muestras de los residuos en las que se encontraron altos niveles de polución que evidencian la falta de protección y una contaminación directa en los suelos y potencialmente en las napas. En los residuos se hallaron hidrocarburos, componentes volátiles y metales pesados que podrían alcanzar a comunidades cercanas al vertedero”, añadió hoy la organización medioambiental.

En el texto difundido a la prensa, Greenpeace recuerda que envió una carta a las autoridades provinciales, a los directivos de la empresa recolectora de los residuos y a las compañías petroleras implicadas para que den una respuesta.

Treater, por su parte, alega que sus operaciones son completamente legales. EFE

Compartí: