La cirugía robótica se ha consolidado en algunos hospitales públicos en México como una herramienta efectiva para lograr operaciones en partes del cuerpo de difícil acceso y que requieren mayor precisión, señaló este martes un especialista.


En conferencia de prensa, el doctor Alejandro Alías Melgar, urólogo especialista en cirugía robótica del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”, señaló que tan solo en los últimos tres años se han practicado 180 cirugías robóticas a pacientes con cáncer de próstata.

Uno de los casos de éxito más recientes es el de Juan José Soto Peregrina, un profesor jubilado de 66 años que fue diagnosticado con cáncer de próstata de alto riesgo.

El paciente, quien requirió de una microcirugía realizada con el robot Da Vinci, refirió que su enfermedad no presentó síntomas y que su diagnóstico fue fortuito.

“Me encontraron un antígeno prostático muy elevado. Jóvenes urólogos me habían dicho que lo mío era cáncer terminal, que era ya nada más atenuar mis dolores”, señaló.

Tras el descubrimiento, Soto Peregrina fue canalizado al “20 de Noviembre” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), donde el doctor Alías Melgar y su equipo extrajeron la próstata del paciente con el método quirúrgico del robot Da Vinci.

El especialista explicó que aunque el paciente era de alto riesgo, todavía había posibilidad de que la enfermedad estuviera localizada en la próstata, por lo cual se dio la opción de utilizar esta tecnología.

“El principio básico es quitar la próstata y después hacer una reconstrucción de la vejiga al conducto urinario”, apuntó el urólogo.

El especialista dijo que entre las ventajas de este método están que se puede tener acceso a anatomías complicadas, en este caso la pelvis, que con una cirugía abierta es de difícil acceso. Además, existe una alta precisión ya que es una visión aumentada 10 veces.

Del mismo modo, al no ser una cirugía tan invasiva los pacientes pueden reincorporarse a sus actividades cotidianas, aunado a que las incisiones son más pequeñas, y por ello se requieren menos transfusiones sanguíneas y hay menor dolor postoperatorio.

Asimismo, destacó que con este tipo de cirugías el tiempo hospitaliario es menor, lo cual representa un ahorro para la institución y para el mismo paciente.

De acuerdo con datos del doctor Alías Melgar, al año mueren 5 de cada 10.000 hombres por cáncer de próstata, mientras que cada año se diagnostican 11 por cada 100.000 habitantes.

En México existen apenas una docena de robots Da Vinci tanto en el sector público como en el privado.

El ISSSTE cuenta con tres de estos sistemas robóticos, dos de ellos en el “20 de Noviembre” y otro en el Hospital General Ignacio Zaragoza.

Con el sistema Da Vinci no solo se realizan cirugías de próstata, sino también de otras especialidades como en tórax, ginecológicas, bariátricas y cardiovasculares.

Fuente: EFE

Compartí: