El Palacio de López, sede del Gobierno, y su entorno se someterán en los próximos meses a un proceso de recuperación y restauración con el que el Ejecutivo del país espera revalorizar este patrimonio decimonónico, en el centro histórico de Asunción.


La puesta en valor coincide con el descubrimiento reciente de un adoquinado de granito de principios del siglo XX que estaba oculto bajo el asfalto y que volverá a ser parte del empedrado que está frente al Palacio.

Este inmueble, cuya construcción se inició en la segunda mitad del siglo XIX, fue pensado como vivienda del mariscal Francisco Solano López, el héroe paraguayo muerto durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), en la que Paraguay se enfrentó a Brasil, Argentina y Uruguay.

Levantado en un espacio de dos hectáreas frente a la bahía de Asunción, sus funciones son de sede gubernativa, con muchos de sus salones convertidos en oficinas.

Otros salones, los ubicados en el ala este, se mantienen para la recepción de visitas y para las labores del presidente del país, y ya fueron restaurados por gobiernos anteriores.

De ahí que el actual Ejecutivo vaya a centrarse en reformar el ala oeste de este edificio expuesto al inclemente sol paraguayo y las fuertes lluvias que se cuelan por sus goteras.

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Arnoldo Wiens, informó hoy en conferencia de prensa que se está trabajando en “la puesta en valor de esta reliquia histórica y de identidad nacional, como es el Palacio de Gobierno y su entorno”.

Wiens se reunió este miércoles con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y con el titular de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), Rubén Capdevila, para abordar los detalles de un protocolo de intervención que evaluará la situación del edificio y las fases de las obras.

Capdevila señaló durante su intervención que, por el momento, el proyecto se encuentra en una fase de diagnóstico, realizada de forma conjunta por técnicos del MOPC y de la SNC, enfocada a la “restauración de la estructura edilicia” del Palacio.

Sin embargo, las labores no se limitarán a la propia estructura del edificio sino que se extenderá también a la calle aledaña al edificio, donde se ha descubierto el adoquinado de granito de principios del siglo XX.

El titular de la SNC estimó que los adoquines se instalaron “entre los años 1905 y 1915”, aunque no se descarta que sufrieran intervenciones después de esa fecha.

“Se encuentra en buen estado de conservación y hay que ver la posibilidad de asegurar el hallazgo de durmientes de madera que son bastante antiguas, con más de 100 años”, dijo Capdevila en alusión al hallazgo que ahora el Gobierno quiere preservar.

A pesar de la premura en el anuncio de este proyecto, Wiens y Capdevila reconocieron que el protocolo todavía se está elaborando, aunque el ministro de Obras Públicas urgió a su compañero de Gabinete a entregárselo “en marzo o abril”.

Los ministros tampoco concretaron el presupuesto estimado de esta obra que contempla la restauración del ala oeste y la recuperación de los adoquines, que no se espera que abarquen más de una calle.

“Tenemos algunos rubros previstos en la Dirección de Obras del MOPC y, si hace falta, también vamos a usar de los bonos de nuestro Estado para que podamos restaurar plenamente el Palacio y el entorno”, añadió Wiens.

En lo referente a las mejoras del Palacio, el ingeniero Paulo Yugovich señaló que no todas las partes están afectadas, sino algunos sectores que cuentan “madera o bovedilla que tienen perfiles metálicos muy antiguos”, que han sido objeto de la corrosión o de los insectos xilofágos, que se alimentan de madera.

El Palacio de López, ubicado a espaldas del río Paraguay, tuvo como diseñador al húngaro Francisco Wisner y como ejecutor al arquitecto británico Alonso Taylor.

En 1869 el Palacio quedó severamente dañado por los bombardeos de la escuadra brasileño-argentina durante la Guerra de la Triple Alianza.

Fue restaurado en el periodo de paz, cuando se constituyó en sede de la Presidencia.

Fuente: EFE

Compartí: