La comisión del Congreso que investiga las actividades en Paraguay del cambista brasileño Dario Messer, buscado en Brasil por lavado de dinero, se plantea volver a pedir la comparecencia del expresidente Horacio Cartes (2013-2018), que se negó a acudir en la convocatoria anterior.


El senador Jorge Querey, de la formación de izquierdas Frente Guasu y miembro de la comisión, señaló este martes que cuando el grupo retome sus reuniones propondrá de nuevo llamar a Cartes, al entender que su testimonio es clave en las averiguaciones.

Querey dijo a los medios que las declaración de Cartes, amigo personal de Messer, puede aportar “importante información complementaria”.

El nombre de Cartes salió el pasado año durante la declaración de una exfuncionaria de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad) que aludió a la existencia de un informe del ente, con fecha de 2017, en el que se afirmaban “supuestos vínculos comerciales” entre Messer y el exmandatario.

Ese informe no se presentó ante la Fiscalía hasta 2018,

Cartes fue citado a comparecer el pasado diciembre, pero no se presentó y propuso a la Comisión declarar por correo, a lo que los legisladores se opusieron.

En sus declaraciones a los medios, Querey también informó de que la Comisión prevé viajar a Brasil para reunirse con las autoridades de ese país encargadas de investigar los casos de lavado de dinero para cruzar información sobre Messer.

La Comisión retoma así las actividades tras el parón de la actividad parlamentaria, que se extendió de diciembre a marzo.

Antes de esta pausa, los legisladores presentaron un informe preliminar en el que se concluía que existió respaldo político a Messer desde distintos sectores que cubrieron sus operaciones en el país.

Por su parte, la Fiscalía paraguaya sostiene que el cambista, su hijo y un primo de Cartes habrían realizado operaciones irregulares en el país por un monto de 40 millones de dólares y a través de tres empresas de las que eran accionistas.

Messer se encuentra prófugo y es buscado en Brasil por operaciones millonarias de lavado de dinero que habrían movido 1.600 millones de dólares en 52 países.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía de Brasil, Messer recibía el 60 % de los beneficios de las operaciones de cambio, pues era el responsable de aportar recursos y dar lastre a las operaciones.

La Corte Suprema de Justicia había otorgado la nacionalidad paraguaya a Messer, tras una residencia ininterrumpida en Paraguay desde 1993.

La Corte le retiró la nacionalidad el pasado mayo, tras destaparse el caso. EFE

Compartí: