El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, dijo este miércoles que son siete las personas que han muerto tras los enfrentamientos registrados el último fin de semana de enero en la frontera de Venezuela con Brasil, cuando se esperaba el ingreso de la ayuda humanitaria por este paso.


En un extenso debate, la diputada indígena Gladys Guaipo indicó que los muertos están identificados como “Zoraida Rodríguez y su esposo Rolando García, Gleber Pérez, Jorge González, José Pérez Márquez, José Barrios y José Hernández”.

Entre el 22 y 24 de enero en las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia se registraron protestas de habitantes de las zonas que exigían la apertura de los pasos con los países vecinos.

Los manifestantes hacían esta exigencia para que se permitiera el ingreso de la ayuda humanitaria solicitada por la oposición y rechazada por el Gobierno de Nicolás Maduro que cerró las fronteras.

Las protestas desencadenaron en disturbios, y en Santa Elena de Uairén – el poblado fronterizo con Brasil-, la oposición denunció que la localidad, habitada en su mayoría por indígenas, estaba “sitiada”.

Según relató hoy la diputada Olivia Lozano, en esa zona hubo “más 58 personas” detenidas y “más de 42 heridos”.

“Muchos de ellos fueron trasladados al hospital de Boa Vista (en Brasil)” por la escasez de medicinas y de material médico en el centro hospitalario de Santa Elena, apuntó.

La legisladora relató que concretamente el 23 de enero, día del ingreso de la ayuda humanitaria, los parlamentarios acompañaron a los indígenas pemones a protestar, pero fueron atacados por las fuerzas de orden con tanquetas, “pistolas y fusiles”.

“Vivimos una situación difícil y peligró nuestra vida”, agregó la parlamentaria que aseguró que esto será denunciado en la Corte Penal Internacional.

Por su parte, el diputado Ángel Medina denunció que la población de Santa Elena está en “una masacre continuada” desde que Maduro cerró la frontera.

“Una masacre porque desde ese entonces la frontera con Brasil ha estado cerrada y eso ha generado enormes problemas económicos de una región que vive y subsiste de su relación con Brasil, ya van más de 10 días que el sur de Venezuela no recibe alimentos, porque todos esos alimentos vienen del Brasil“, apuntó.

La crisis política en Venezuela se viene agudizando desde que el 23 de enero Juan Guaidó, presidente del Parlamento, invocó unos artículos de la Constitución venezolana para reclamar que tiene la autoridad para declararse presidente interino del país al considerar que Maduro, está “usurpando” la Presidencia.

Maduro, en el poder desde 2013, se impuso en mayo del año pasado en unas elecciones no reconocidas por buena parte de la comunidad internacional y en las que no participó la oposición. EFE

Compartí: