Argentina registró 273 feminicidios y feminicidios vinculados en 2018, 1 cada 32 horas, lo que supone un descenso con respecto años anteriores, según el informe anual que presentó este jueves, ante la Unión Europea y ONU Mujeres, el Observatorio Marisel Zambrano coordinado por La Casa de Encuentro.


“Estos años teníamos una mujer cada 30 horas y por primera vez monitoreamos una mujer cada 32 horas (…) Eso significa que si seguimos trabajando en políticas públicas integrales de prevención podemos disminuir aún más hasta lograr erradicar (los feminicidios)”, declaró a Efe Ada Rico, directora de la Casa del Encuentro y del Observatorio, tras una rueda de prensa en la Cámara de Diputados.

El término ‘feminicidio vinculado’ hace referencia a personas que fueron asesinadas por el feminicida al momento en que trataban de impedir el femicidio” o “con un vinculo familiar o afectivo con la mujer, con el objetivo de castigarla”, expone el informe.

Las 273 víctimas dejaron 339 niños y niñas sin madre – 233 de ellos menores de edad- y 35 feminicidios vinculados de hombres y niños.

“Queda demostrado que el lugar más inseguro es su propio hogar”, declaró Rico al exponer que 86 asesinatos se produjeron en el domicilio de la mujer, seguidos de 69 casos en la vivienda compartida.

El informe también reflejó que 69 víctimas murieron tiroteadas, 63 apuñaladas y 45 golpeadas, además de que el 19 % de los feminicidas se suicidaron.

Debido la política transversal que desempeña la Unión Europea por los derechos de la mujer, la embajadora de la Unión Europea en Buenos Aires, Aude Maio Coliche, participó en la presentación del informe y adelantó que el 21 de marzo Argentina será el quinto país en el que se comience a implementar el programa Spotlight, financiado por la UE y puesto en marcha por Naciones Unidas.

Con este programa, en el que han estado trabajando durante todo un año, apuntó la embajadora, se pretende luchar contra el “feminicidio en todos sus ámbitos desde la prevención, hasta el cuidado de las víctimas”.

La UE está proyectando la creación de un observatorio de donde se registren los datos de violencia machista en Europa y permita establecer las causas de este problema global.

La representante de la ONU Mujeres en Argentina, Florence Raes, insistió en que “las cifras de la Argentina para América Latina son altas”, si se comparan con las de otros países de la región donde no hay conflictos violentos.

Raes también comunicó que la próxima semana la ONU propondrá en la Cedaw -convención sobre la mujer en Nueva York-, una ley modelo iberoamericana, en la que trabaja desde 2016 de forma conjunta con la Organización de Estados Americanos.

Esta ley modelo pretende potenciar la prevención en las políticas americanas, ya que actualmente están más orientadas a las sanciones legales.

La partes y el resto de organizaciones que han participado en el informe -Fundación Avon y Defensoría del Pueblo de Buenos Aires- han coincidido en que para disminuir los casos de violencia machista es necesario, entre otros aspectos, un cambio cultural en la educación de los hombres, la paridad en los órganos políticos y el empoderamiento económico de la mujer.

Las cifras difieren con las que aportaron otros organismos argentinos, entre estos, el observatorio del movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), que registró 259 feminicidios en 2018 y las del Defensor del Pueblo de la Nación, que ascienden a 281 casos.

Fuente: EFE

Compartí: