Libertad atribuyó este miércoles el despido del entrenador colombiano Leonel Álvarez al incumplimiento de una cláusula de su contrato, sin detallar cuál, mientras aumentan las versiones periodísticas que apuntan a un supuesto choque con el presidente honorario, el exmandatario paraguayo, Horacio Cartes.


Álvarez abandonó el club de forma sorpresiva, después de golear a la Universidad Católica de Chile por 4-1 en el comienzo de la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Durante las primeras horas del día surgieron todo tipo de conjeturas, desde un clima de tensión con algunos de los jugadores, hasta un desencuentro con el propio Cartes, quien le trajo al club hace cuatro meses.

Otros rumores apuntaron a que el entrenador colombiano sostuvo amoríos con las esposas de algunos de los jugadores de la plantilla.

Sin embargo, esta versión fue desmentida esta tarde en rueda de prensa por el asesor jurídico del club, Gerardo Acosta, quien quiso salir al paso de las publicaciones que han corrido a lo largo del día por las redes sociales e insinuó que tomará acciones legales contra los responsables de esas versiones.

Sobre el despido de Álvarez, Acostá indicó que las causas para rescindir su contrato están “comprobadas por el club”, aunque no quiso revelar el motivo concreto como parte de su “estrategia de defensa” ante una posible demanda del técnico.

Acosta relató que Álvarez ha incurrido en varias “faltas” en sus obligaciones como entrenador, que abarcan desde la dirección de la plantilla de jugadores y del cuerpo técnico hasta su relación con la directiva.

Afirmó que la rescisión del contrato fue motivada por “causa justificada”, por lo que reconoció que el club no está en la obligación de pagar una indemnización al técnico.

Sin embargo, explicó que Álvarez está en su derecho de demandar al club paraguayo ante la Comisión del Estatuto del Jugador de la FIFA, el órgano pactado por ambas partes en el contrato, si está en desacuerdo con la decisión.

El asesor también aclaró que la decisión de la directiva del club no tiene nada que ver con la legalidad de la licencia de entrenador de Álvarez ni con el rendimiento deportivo del equipo.

Libertad ha comenzado con mal pie el Apertura paraguayo y ocupa la octava posición, sin embargo Álvarez llevó al equipo con éxito hasta la fase de grupos de la Copa Libertadores.

El primero de los encuentros del grupo lo superó ayer con una goleada a la Universidad Católica de Chile, mientras que en las fases previas eliminó al The Strongest boliviano y a los colombianos de Atlético Nacional, donde Álvarez militó como jugador.

El entrenador fichó por Libertad hace cuatro meses, con un contrato que le unía al equipo de Asunción durante los próximos dos años.

Su llegada se produjo diez meses después de que abandonara la dirección técnica de Cerro Porteño, por una decisión unilateral, y tras una etapa en la que también surgieron varios roces con los directivos del Ciclón de Barrio Obrero.

Fuente: EFE

Compartí: