Doce niños y diez mujeres murieron en los últimos dos días en bombardeos sobre viviendas en la provincia yemení de Hajjah, según denunció este lunes Naciones Unidas.


Según la organización, otras 30 personas habrían resultado heridas, incluidos 14 niños de entre 1 y 18 años, varios de los cuales podrían necesitar ser evacuados de los hospitales en los que se encuentran para sobrevivir.

“Es indignante que civiles inocentes sigan muriendo innecesariamente en un conflicto que debe y puede resolverse”, señaló en un comunicado la coordinadora humanitaria de la ONU en Yemen, Lise Grande.

Grande dijo que Naciones Unidas condena “inequívocamente” estos ataques y traslada sus condolencias sus familias.

La provincia de Hajjah ha sido en el pasado escenario de varios grandes ataques aéreos por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, pero la ONU no identificó hoy a los responsables.

La organización sí recordó que la zona es una de las áreas con más problemas en el país, con un millón de personas pasando hambre y miles de casos de cólera.

“Tenemos que miles de civiles están atrapados entre las partes y carecen de los servicios básicos que necesitan para sobrevivir”, dijo Grande.

La responsable de la ONU pidió a los dos bandos que faciliten el acceso a las organizaciones humanitarias para poder apoyar a la población.

“Queremos desesperadamente ayudar a la gente, pero nos estamos encontrando con serios problemas. Necesitamos acceso, visados, equipamiento especial y aprobación de nuestros programas”, apuntó.

La guerra en Yemen ha generado la mayor crisis humanitaria del mundo, con más de 24 millones de personas necesitadas de algún tipo de ayuda, según Naciones Unidas.

Yemen es escenario de un conflicto armado entre las fuerzas del Gobierno reconocido internacionalmente del presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, apoyadas por la coalición, y los rebeldes hutíes, respaldados por Irán y que controlan amplias zonas del país, entre ellas la capital Saná. EFE

Compartí: