El director de Unicef para Oriente Medio y Norte de África, Geert Cappelaere, afirmó hoy que los niños reclutados por grupos extremistas o que han vivido en un régimen yihadista "no son terroristas".


“Los niños que fueron reclutados por las fuerzas extremistas o vivieron bajo sus regímenes no son terroristas”, dijo Cappelaere a Efe, al margen del acto de presentación de un álbum de canciones infantiles.

El responsable de Unicef recalcó que esos niños “tienen necesidad de protección, educación, cuidados de salud y sobre todo de que la comunidad internacional invierta para asegurar que todos los menores tengan una infancia”.

En la rueda de prensa, Cappelaere defendió que los niños sean repatriados por sus países de origen para que “sean reintegrados en las comunidades de sus países”.

“Hay algunos países que asumen sus responsabilidades y otros no”, comentó Cappelaere, sin citar a ningún país en concreto.

Cerca de 65.000 personas, en su mayoría niños y mujeres familiares de combatientes del grupo Estado Islámico (EI), permanecen en el campo de desplazados de Al Hol, en el noreste de Siria, a la espera de que los países de origen los repatríen.

Varios países, como Estados Unidos o el Reino Unido, han retirado la nacionalidad a mujeres casadas con combatientes del EI y que han colaborado con el grupo terrorista en Siria.

Al margen de la situación de los hijos de los yihadistas, Cappelaere instó a las partes implicadas en el conflicto sirio a poner fin a la guerra, que se desató hace ocho años.

Cappelaere dijo a Efe que desde 2011 han nacido cinco millones de niños sirios, un millón de ellos como refugiados, y “ellos solo han conocido la guerra y sus consecuencias”.

“Por ende, llegó el momento de poner fin a esa guerra, hoy y no mañana”, dijo el responsable de Unicef.

Asimismo, Cappelaere recalcó que “es importante que la solidaridad internacional persista” y se mantenga la ayuda a países receptores de refugiados, como Turquía, el Líbano, Irak, Jordania y Egipto.

Fuente: EFE

Compartí: