El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, afirmó junto a su homólogo paraguayo, Mario Abdo Benítez, que su país "no dará asilo a terroristas o a cualquier otro bandido preso o refugiado político".


Esa declaración pareció aludir a la situación de dos ciudadanos paraguayos acogidos en Brasil como refugiados, un estatus que el Gobierno paraguayo ha pedido que sea retirado para dar lugar a un proceso de extradición.

Se trata de dos exdirigentes del Partido Patria Libre, que están procesados por la Justicia de Asunción por el secuestro, en 2001, de un empresario paraguayo, un asunto que, según dijeron a Efe fuentes oficiales, fue tratado durante la reunión que Bolsonaro ha tenido con Abdo Benítez, que realiza una visita oficial a Brasilia.

Fuente: EFE

Compartí: