Rafael Nadal, que fue atendido por dos veces ayer de su rodilla derecha durante los cuartos de Indian Wells ante Karen Khachanov, ha esperado a hoy para darse oficialmente de baja del torneo y no disputará así el clásico de la raqueta contra Roger Federer.


El balear se ha probado apenas 15 minutos en una de las pistas de entrenamiento del Tennis Garden, sin vendaje protector, acompañado por Francis Roig y Tomeu Salvà. Paró la sesión, habló con su equipo por espacio de 10 minutos más, y abandonó las canchas.

Poco más tarde la organización confirmó los malos presagios y la baja de Nadal por la tendinitis en la rodilla que clasifica a Federer para la final de mañana sin jugar. El trigésimo noveno capítulo entre ambos deberá esperar. El balear no quería verse expuesto a retirarse en mitad del partido, algo que ya le ha sucedido en nueve ocasiones antes, la última de ellas en las semifinales del pasado US Open.

Rafa también tuvo que ausentarse de Brisbane, en ese caso ni tan siquiera participó en el torneo por molestias en su pierna izquierda. Sí jugó en el Open de Australia y en Acapulco, aunque en tierras mexicanas fue duda hasta última hora por un mal gesto con la muñeca realizado en una sesión preparatoria.

La prioridad de Nadal es la gira europea de tierra batida donde defiende 4.680 puntos y donde está Roland Garros, segundo ‘Grand Slam’ y donde tiene depositas todas las esperanzas para mover su palmarés de grandes torneos. Tiene 17 y sumar uno más le acercaría a Roger Federer, con 20, y le alejaría de Novak Djokovic, con 15.

Rafa regresará a España, pasará consulta en Barcelona con Ángel Ruiz Cotorrro, su médico de confianza, y después iniciará los entrenamientos sobre tierra. Volverá a la competición oficial el 15 de abril en el Principado monegasco donde aspira al decimosegundo entorchado al igual que en el Godó y posteriormente en los Internacional de Francia. De momento, sólo ha disputado 11 partidos.

El cemento es la superfie más agresiva para las articulaciones del número dos mundial y prueba de ello es que de sus últimos 18 torneos en dura sólo ha podido jugar o acabar en tres: el Masters 1.000 de Toronto, Australia y Acapulco.

Fuente: Marca

Compartí: