Datos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) revelan que el flujo vehicular que recibe la avenida Madame Lynch, en sus puntos neurálgicos situados en las zonas de los viaductos, está en el orden de los 60.000 vehículos.


En el viaducto de la avenida Madame Lynch que pasa sobre la avenida Eusebio Ayala están en pleno desarrollo las obras de mejoramiento del sistema de seguridad. Debido al alto tránsito vehicular de la zona, se pide prudencia a los conductores, ya que se deben tomar todas las medidas para salvaguardar la integridad física, tanto de los automovilistas como de los obreros.

Las últimas estadísticas, que datan del 2017, revelan que alrededor de 60.000 vehículos circulan diariamente por la avenida. Atendiendo a que a los costados de la arteria están ubicados establecimientos comerciales, el flujo automotor es alto.

Debido al tránsito, sobre todo en la mañana y en la tarde, podrían darse algunos retrasos. Las obras pretenden interferir lo menos posible en la circulación, por lo que las intervenciones se inician fuera de los horarios “pico”.

Los trabajos sobre los viaductos de la avenida Madame Lynch, que avanzan en tiempo y forma según el cronograma, son encarados por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), a través de la empresa Concret Mix.

Las labores en el viaducto de Eusebio Ayala son las mismas que se llevaron a cabo en 4 Mojones, es decir, se establecen las bases para las barandas de protección que buscan evitar que los vehículos caigan al vacío en caso de colisiones.

El jefe de Obras, ingeniero Sergio Escobar, recordó que se utilizan las mismas medidas de seguridad que se implementaron en 4 Mojones. En el punto anterior, el grueso de los trabajos concluyó sin percances, y la idea es que se mantenga de la misma forma en Eusebio Ayala.

Expresó que los obreros están interviniendo el carril que se dirige hacia la avenida Mariscal López, por lo que media calzada de ese sentido está cerrada al tránsito. Para evitar accidentes por exceso de velocidad en la zona, se instaló una lomada de caucho y barreras tipo “New Jersey” de plástico, además de las señales que advierten sobre la llegada al área de trabajos, desde 200 metros antes.

Escobar mencionó que las tareas de adecuación consisten en, básicamente, reemplazar lo que anteriormente eran las veredas por la fundación para los pretiles de contención.

Compartí: